Review: Sublime With Rome en Teatro Flores (19-09-2018)

Review: Sublime With Rome en Teatro Flores (19-09-2018)

0 comments 📅24 septiembre 2018, 19:33

Por Cristian Carbone // @shinobinews

El pasado miércoles nos adelantamos a los festejos de la primavera porque nunca una mejor fecha ni una mejor banda para traernos ese espíritu: en el Teatro Flores se presentó Sublime With Rome, la banda conformada por el cantante y guitarrista Rome Ramíreza quien entrevistamos hace pocas semanas y podés leer en este link-, junto con el ex Sublime Eric Wilson -que podrían haber sido dos los ex… pero Bud Gaugh no está más en la banda-.

El motivo de esta visita fue el festejo de los 22 años del disco Sublime, el tercero de la agrupación oriunda de Long Beach -California- formada en 1988. Lamentablemente, Bradley Nowell -cantante, guitarrista y alma de la banda- no pudo gozar de la popularidad de este disco ya que falleció tiempo antes de ser lanzado y, cosas del destino, este álbum se convirtió en su mayor éxito comercial, cinco veces disco de platino, poniendo a Sublime como cabeza del ascendente movimiento Ska-Punk-Reggae californiano de esa década, con hit radiales y televisivos -sí, antes pasaban videos en la tele, amigos- como What I Got y una de las canciones más bellas que hemos escuchado: Santería.

Sublime supo -o sabe, dependiendo de cómo se lo mire, ya que están quienes dicen que este Sublime modelo tercer milenio no es el Sublime de Bradley– fusionar ritmos tales como Ska, Punk, Reggae, Rock, Dub y Hardcore, todos con toneladas de sol y bermudas, como buenos californianos que se precian de serlo. Repasado un poco lo que fue Sublime, y pasando por Long Beach Dub Allstars y Long Beach Shortbus, las bandas “post muerte”, llegó Rome para refrescar viejos clásicos y por eso tuvimos el agrado de tenerlos por Buenos Aires por segunda vez en su carrera.

Antes de arrancar el festejo de semejante disco, fueron de la partida los santafesinos de Carmina Burana, otra banda que sabe mezclar diferentes estilos y que es una bomba mística en vivo. Super escénicos y enérgicos, dieron un show al palo casi sin hablar entre tema y tema, cerrando con Demolición, de Los Saicosproto Garage Punk de los ’60 de Perú-.

Sin música mientras se realizaba el armado del escenario para la banda principal fue cuando pensamos en la importancia de la música funcional, aunque muchas veces uno crea que los discos que están sonando no son de lo mejor que podrían haber elegido, se siente el vacío cuando no hay nada que lo llene. No obstante, el público conversó amigablemente y aprovechó para hacer largas filas en la barra para tomar unas cervezas, hasta que se escuchó la prueba del bajo y empezaron los primeros festejos. Acto seguido, sonó la pista de Doin’ Time, que no es otra que la del clásico Summertime, y la monada ya estaba “prendida fuego” y lista para esperar por los californianos. Cuando el telón se abrió, explotó el Ska Punk con Date Rapen, que no pertenece al álbum Sublime pero que no deja de ser una buena elección para abrir un concierto.

El siguiente tema en la lista fue Smoke Two Joints, que tampoco es del disco homenajeado, pero también está mas que genial -¿les hablamos antes de la primavera y las flores? Saquen conclusiones…-. En tercer lugar, sonó Wrong Way y ahí si arrancó el homenaje, casi como el orden que tiene en el disco.

Mudera, tema de Sublime With Rome, es de esas canciones tan veraniegas, bien frescas y cancheras, que se disfrutan en la playa. April 29, 1992 fue la continuación del show, luego Panic -en la línea de ese viejo y tan copado Ska Punk-, We’re Only Gonna Die -para el deleite de los fans de Bad Religion– y Take it or Leave it -que demuestra que Rome es netamente un cantante Pop-.

Y si hay canciones de Sublime que son poperas, una de ellas es Badfish, que sonó con Let’s go Get Stoned detrás, confirmando que aunque Sublime fue el disco más exitoso y recordado, 40 oz. to Freedom fue otro grandísimo álbum. Con dos covers más –The Ballad of Johnny Butt de Secret Hate y Scarlet Begonias de The Grateful Dead– siguieron el show hacia el camino que marcaron las canciones Dynamite y Wicked Heart, para confirmar que Rome es un cantante muy carismático y radial. Luego llegó Garden Grove, primer tema del álbum que supuestamente se festejaba, y hacia el final del show tuvimos un invitado en guitarra acústica, para el momento de What I Got, donde la faceta de popero de Rome se explotó más que bien, haciendo cantar a la gente en el estribillo -en una interacción que se podría hacer en un mega estadio, pero que en Flores suena “más familiera”-.

Para el final, se reservaron el mega hit Santería, “recordando a Bradley, RIP”, como anunció Rome. Con este temazo, pudimos olvidarnos por un rato que faltaron sonar canciones como Same in the End, Jailhouse, Pawn Shop, Under My Voodoo y, en particular, Paddle Out y Seed, que es el tema que más define lo que era el Sublime de Bradley. Pero si algún día vienen nuevamente, para homenajear 40 oz. to Freedom, de seguro habrá más del viejo estilo de la banda para deleite de los seguidores más vieja escuela.

Compartir:
Shinobi
Shinobi

Shinobi es un portal que contiene artículos y noticias relacionados con el manganimé, cómics, videogames, cosplay, sci-fi, música, libros, cine y demás expresiones artísticas apuntadas al entretenimiento, la cultura joven y ligadas en su amplio espectro al género fantástico.

No hay comentarios

Sin comentarios aún!

Podes ser el primero en escribir un comentario

Deja un comentario