Review: The End interpreta Animals de Pink Floyd en el Teatro Coliseo (10-11-2017)

Review: The End interpreta Animals de Pink Floyd en el Teatro Coliseo (10-11-2017)

0 comments 📅16 noviembre 2017, 17:11

Por Juan Manrrique // @shinobinews

Animales sueltos en la ciudad

Para aquellos que se han perdido los shows  de las bandas más emblemáticas de la música existen los tributos. ¿Pero quién podría animarse a calzarse los zapatos de Pink Floyd, la banda que cambió la definición de Rock? Su nombre es The End, y en un Teatro Coliseo repleto de generaciones, desde las más jóvenes hasta las más veteranas, homenajearían el aniversario número 40 desde la salida del álbum Animals dando cuenta de por qué son considerados el mejor tributo de los británicos hasta la fecha.

Se podía respirar un ambiente familiar y cálido dentro del Teatro Coliseo, mientras cómodos en nuestras butacas aguardábamos la salida de los The End, banda tributo a Pink Floyd que desde 1991 no para de cosechar halagos y reconocimientos tanto de fanáticos como de la prensa especializada, incluso de miembros originales de la propia banda británica.

A las 20:30 se abría el telón enseñando una espectacular escenografía, destacando la pantalla circular que se hizo tan famosa en la época de Pulse. Luego ingresaría Alejandro Pérez Sarmenti a la batería, seguido de Matías Dietrich en la guitarra -eléctrica, steel y acústica-, Charly Kleppe en sintetizadores, Juan Folatti en el bajo, Hernán Simó también en sintetizadores, Mariano Romano en la guitarra -acústica y eléctrica-, tres bellas coristas, y Martín López Camelo en programaciones y arreglos. Finalmente se uniría Gorgui Moffat -cantante- y juntos ejecutarían Breathe, continuando con Time, ambos de otro disco icónico de la historia de la música: The Dark Side of the Moon.

Animals fue la décima placa de estudio de los británicos que en 1997 tuvo la difícil tarea de suceder a Wish You Were Here, también álbum con reconocimiento mundial. Estuvo basado en la novela Animal Farm de George Orwell, donde se crítica el régimen soviético stalinista. En el caso de Pink Floyd se utilizó esta alegoría para criticar la sociedad de consumo y al entorno sociopolítico británico de ese entonces, donde su canción Pigs -Three Different Ones- hace referencia a los dueños de las empresas multinacionales que controlan el mercado mundial y a la clase política gobernante, la canción Dogs a las fuerzas policiales que responden a conveniencia de los grandes empresarios y de los que se encuentran en el poder , y la canción Sheep a los consumidores ciegos y manipulados y el pueblo sumiso. La gira de promoción del disco fue la que le dio el puntapié a Roger Waters para crear su siguiente obra maestra: The Wall.

The End fue interpretando de manera soberbia uno a uno los temas de Animals -realmente no hay ningún integrante que no se destaque en su labor musical-, entre una iluminación increíble, proyecciones temáticas en la pantalla circular, y un sonido eficiente y con un estándar de calidad internacional –la fuerza de los graves del bajo de Folatti hacía cimbrar las paredes del Coliseo-. Uno podía cerrar los ojos y dejarse llevar por esas estructuras musicales de más de 10 minutos de duración cada una, prácticamente era escuchar en vivo esos discos que nos marcaron tanto en nuestra juventud. Así finalizaba la primera mitad del show y se daba un intervalo de 10 minutos para poder refrescarse.

En la segunda mitad se hizo un repaso de las obras más memorables de todos los discos de Pink Floyd, iniciando con Shine on Your Crazy Diamond y una sorpresiva entrada de Camelo en el saxo para una actuación fantástica. Un sonido de fritura, como en los viejos vinilos, anunciaba la intro de In the Flesh seguida del infaltable Another Brick in the Wall, con todos los asistentes coreando el estribillo. One of my Turns le daba una oportunidad más a Moffat de lucir su experimentada voz, acento y timbre característico. Pero él no era el único que quería brillar con su expresión así que llegaría la mítica The Great Gig in the Sky para que las coristas dieran cuenta de lo suyo, convirtiéndose en uno de los momentos favoritos de la noche.

Por si aún no se le había erizado la piel al público -algo muy difícil con el sin fin de emociones que ofrecía The End-, The Turning Away y los solos de guitarra de Dietrich y Romano lo conseguirían, teniendo como contraste la diversión de los espectadores con los cientos de globos lanzados al sonar High Hopes.

Parecía que el show llegaba a su fin, pero antes de que todos pudieran reaccionar Moffat se encontraría en el pasillo del teatro cantando junto a un seguidor -y todo el mundo de fondo- Wish You Were Here. La jornada consagraba así el momento más emotivo, que no disminuyó ni por un instante ya que a continuación arribaba Money y Comfortably Numb con todos los presentes de pie coronando una fecha memorable.

Compartir:
Shinobi
Shinobi

Shinobi es un portal que contiene artículos y noticias relacionados con el manganimé, cómics, videogames, cosplay, sci-fi, música, libros, cine y demás expresiones artísticas apuntadas al entretenimiento, la cultura joven y ligadas en su amplio espectro al género fantástico.

No hay comentarios

Sin comentarios aún!

Podes ser el primero en escribir un comentario

Deja un comentario