Review: Michael Jackson’s Journey From Motown to Off the Wall

Review: Michael Jackson’s Journey From Motown to Off the Wall

0 comments 📅17 Marzo 2017, 16:06

Por Mariano Aratta // @gutenseth

El espectador que anduvo por el BAFICI del año pasado o que visitó el Festival Ciudad Emergente, seguramente pudo ver que en ambos eventos hubo un par de denominadores comunes. Uno de ellos fue la proyección de Michael Jackson’s Journey from Motown to Off the Wall, documental de 2016 dirigido por Spike Lee.

Evidentemente, es una película que funciona. Narrada correctamente, con convicción y pasión por todos los protagonistas e involucrados, en registro de entrevistas y material de archivo, nos cuenta en forma muy breve -porque la carrera del Rey del Pop es inmensa- el recorrido del buen Michael desde que era un niño hasta poco después de la aparición del LP Off the Wall, el primero que realizó para Epic Records -subsidiaria de Sony-, editado en el año 1979. Si la carrera de Michael Jackson en ese momento era ya muy grande, con Off the Wall dio el gran salto que lo terminó de catapultar al imaginario colectivo, a las discotecas de moda y a las bateas de todo el mundo.

El paso de “niño prodigio” a “Rey del Pop” fue, sin lugar a dudas, impulsado por el espectacular éxito de este, su quinto disco en solitario, del que se vendieron más de 20 millones de copias en todo el mundo. El documental de Spike Lee incluye imágenes casi inéditas de conciertos entre 1979 y 1981 y entrevistas con aquellos que estuvieron allí o siguen impactados con su legado, como por ejemplo Pharrell Williams, John Legend, David ByrneThe Talking Heads-, Kobe Bryant, Mark RonsonThe Weeknd, Suzanne De Passe, Stevie Wonder, Eddie Murphy, Joe Vogel, John Branca, Joel Schumacher, Bruce Swedien, o sus padres Katherine y Joseph Jackson, y sus hermanos Jackie y Marlon Jackson, entre otros.

Michael Jackson era dueño de un talento fuera de serie pero también era una persona que se esforzaba y trabajaba muchísimo para perfeccionar esos dones innatos. En imágenes y testimonios cruzamos toda su carrera, con The Jackson Five, The Jacksons y su itinerario solista. Obviamente, la tutela de Berry Gordy y el famoso sello de música negra Motown tuvieron mucho que ver en su formación. Como también la aparición posterior de Quincy Jones, el productor que lo acompañó durante sus mejores trabajos discográficos: Off the Wall, Thriller y Bad.

La realidad es que, hacia fines de los ’70, en la música estadounidense seguía imperando una segregación racial que a nadie parecía escandalizar. Los charts se dividían entre aquellos en los que los afroamericanos podían entrar y aquellos en los que no. La entrega de premios de los Grammy de 1980 todavía dividía entre negros y blancos. Michael Jackson y Off the Wall arrasaron, claro, pero no en las categorías generales -eso ya sería después, con la salida al mercado de Thriller-. Esto fue el germen de aquello…

Bailarín, cantante, dueño de una personalidad fascinante que encarnaba todo lo que un “entertainer” clásico tenía que tener, aprendió directamente mirando los grandes del espectáculo: Fred Astaire, Gene Kelly, Sammy Davis Jr. o James Brown. Michael estaba lleno de amor y sensibilidad. Tan difícil fue el camino, que en el documental vivimos casi en carne propia un momento crucial de su carrera: la necesidad de dejar su grupo familiar y “volar solo”.

Spike Lee realizó un film acerca del Michael Jackson artista, un hombre que no sólo quería hacer música, sino también perfeccionar todo lo que existía en materia de entretenimiento hasta el momento. Tal vez la película sea la base para una historia alternativa: una vida en la que las cosas podrían haber resultado de forma diferente. Las carencias de la infancia -tanto materiales como humanas-, la familia, la amistad, el amor por el prójimo, la adolescencia, el mundo del espectáculo, las obsesiones por la perfección, todo moldearon al Michael que se nos fue en forma trágica y que todavía hoy lloramos.

Compartir:
Seth
Seth

Comunicador Social (UBA) y periodista, hombre de radio. Vegetariano, melománo empedernido, guitarrista, cinéfilo, fan de los '80, la filosofía y los "cuentos de terror". Seth odia los relojes y cree en la metafísica como única forma posible de autosuperación de la humanidad (?)

No hay comentarios

Sin comentarios aún!

Podes ser el primero en escribir un comentario

Deja un comentario