Review: Maximus Festival en Ciudad del Rock (10-09-2016)

Review: Maximus Festival en Ciudad del Rock (10-09-2016)

2 comments 📅15 septiembre 2016, 11:20

Por Shezo! y Cotton
Ph: Iván Martín Pinto // fb.com/ivanpintoph

Finalmente el Maximus llegó – Por Shezo!

En lo que va de los últimos años en materia de festivales musicales, la ciudad de Buenos Aires goza de muy buena salud. Son varias las ofertas anuales en cuanto a shows masivos musicales contemplando todo tipo de visitas internacionales de los más variados géneros. Pero lo cierto es que si había un público que todavía no encontraba saciada su sed de poder asistir a uno de estos eventos multitudinarios ese era el público del heavy metal en su más variadas formas -catalogadores de falso y verdadero metal, abstenerse-. El solo anuncio de la llegada del Maximus Festival fue motivo de alegría para toda esa horda inmensa de gente vestida de negro que veía en tal anuncio escuchadas sus plegarias después de tanto ver una y otra vez lo que sucede como moneda corriente en otras latitudes del planeta. Y la expectativa no fue poca teniendo como cabeza de cartel a los mismísimos Rammstein. Señoritas y señores, la mesa está servida.

La nomina de bandas anunciadas fue más que tentadora, contando con los talentos locales de Arsénica, Solar, Bloodparade y Asspera después de su doble fecha en el Teatro Flores, quienes tocaron junto a Raven Eye en el escenario Thunder Dome. Lamentablemente el Thunder Dome quedó claramente opacado por los colosales escenarios RockatanSky y Maximus tanto en tamaño como en calidad de sonido. Pero cierto es que es de agradecer el que haya contado el festival con un espacio para las bandas locales.

En cuanto a la organización podemos sumar que el timing con el que se llevó adelante el grueso del cronograma sorprendió a propios y ajenos, demostrando que se pueden realizar semejantes espectáculos con envidiable prolijidad y que los organizadores locales, más allá de los pormenores que un show tan multitudinario pueda tener, están a la altura de las circunstancias.

Con el correr de la jornada se pasearon por los escenarios del Maximus los Steve´N´Seagulls, Hollywood Undead, Shinedown, Hellyeah, Black Stone Cherry y Halestorm enloqueciendo a los tempraneros y preparando el terreno para los platos fuertes de la jornada.

separador01c

maximus-festival2016-bfmv01

Bullet for my Valentine – Por Shezo!

Tengo que admitir que después de haber visto en vivo Bullet en Groove en el 2015 no tenía dudas de que su show estaría a la altura de las circunstancias. Sin embargo, cierto es que ante un público tan masivo las cosas toman otro color. Pero luego de la intro de V y de los primeros acordes de No Way Out me encontré ante un BFMV que venía no sólo a disfrutar de estar ante semejante audiencia en esta nueva visita al país, sino que venía a patearle la cabeza y ponerse en el bolsillo a todos aquellos que los estaban viendo por una cuestión circunstancial o que aun no conocían a la banda.

Afilados, precisos, distendidos y enérgicos, los Bullet for my Valentine se despacharon con un increíble show en el marco de un ocaso que pintaba de anaranjado a negro el cielo preparando la velada para lo que estaba por llegar. Luego de Skin y Your Betrayal los seguidores de la banda enloquecieron con 4 Words (To Choke Upon), ya un clásico de la banda.

Otro de los highlights de la velada fue el increíble solo de batería al que Michael “Moose” Thomas ya tiene acostumbrados a los seguidores de la banda y que no deja de sorprender tanto a quienes ya lo conocen como a quienes los veían por primera vez, dándole al show ese gustito a old school en donde estas cosas eran moneda corriente y, sin dar respiro, el show continuó con Raisin Hell.

El show de Bullet cerró con otro clásico de la banda, Tears Don’t Fall, para finalmente explotar con Waking the Demon, dejando al público prendido fuego luego de 11 temas y al nombre de Bullet for my Valentine bien en alto por estas latitudes.

separador01c

maximus-festival2016-disturbed01

Disturbed  – Por Cotton

Prolijamente y como anticipaba el cronograma, pasadas las 18.50, el escenario Maximus se tiñó de Nü Metal, Disturbed arrancó levantando los puños de las miles de almas que colmaron el predio Ciudad del Rock con Ten Thousand Fists, y pegando casi enseguida un clásico de la banda como es The Game -este tema siempre me provocó imaginar a David Draiman como una especie de predicador metalero, no sé por qué… Bueno no me miren así, escúchenlo y van a ver qué quizás tenga razón-.

Hablando de David Draiman, si bien no tuvo una performance particularmente mala, se lo notó en algunos pasajes con un poco de falta de aire, vi a Disturbed hace 5 años en el Teatro Flores y puedo asegurar que estaba más entero en ese entonces -y mucho más flaco-. A diferencia de Draiman, la banda compuesta por John Moyer, Dan Donegan y Mike Wengren funcionó como un relojito suizo, muy prolijos y sólidos en todo momento.

La continuación del show fue sin demasiadas sorpresas, el inesperado -¿tal vez?- éxito que tuvo la banda con el excelente cover de Simon & Garfunkel, The Sound of Silence, hizo que la canción apareciera promediando el show, previo pedido de Draiman de poner los celulares en el aire cual encendedores en la década del ’90 y ya habiendo dejado atrás estandartes del grupo como Prayer, Liberate o Stupify.

Disturbed es una banda que se caracteriza por hacer buenos covers y en cantidad, uno que faltó esta vez fue el de Land of Confusion de Genesis, el cual, a mi criterio, es el mejor que tiene la banda. Pero donde sorprendió fue justamente en este aspecto, ya que se las arreglaron para ofrecer un cancionero que constó de I Still Haven’t Found What I’m Looking For de U2 -que contó con la participación Lizzy Hale de Halestorm y un micrófono que no andaba-, seguido de las sorpresas: Baba O’ Riley de The Who y nada más y nada menos que Killing in the Name Of de Rage Against the Machine, el que acertadamente fue dejado para el final de este segmento y el mejor de los tres covers.

Ya con la noche cayendo, la banda entre agradecimientos e inundada de aplausos terminó su presentación con su canción más Disturbed si se quiere, Down With the Sickness.

En definitiva Disturbed dio un buen show, que funcionó perfectamente como precalentamiento para los dos platos fuertes del evento.

separador01c

maximus-festival2016-marilyn-manson01

Marilyn Manson  – por Shezo!

Lejos quedaron los años en el que el otrora reverendo aterrorizaba a cuanta “gente bien” y medio sensacionalista y no tanto se lo cruzara haciendo zapping por MTV. La  actualidad de Manson lejos está de aquellas épocas en las que había sido tocado por la varita mágica del super talentoso Trent Reznor.

Luego del correcto show de Disturbed, Manson irrumpió en el escenario con los primeros acordes de Angel With the Scabbed Wings del excelente disco Antichrist Superstar para grata sorpresa de quien estas líneas escribe, pasando a una rápida decepción cuando a los pocos minutos empezó a notarse como ya se quedada sin aire en el primer tema. Rápidamente el clima cambió con la bailable Disposable Teens, dejado también en evidencia a un Marilyn Manson que, fuera de haberse profesionalizado como cantante con el correr de los años, estaba lejos de acertar una nota.

Aun así, con un cantante lejos de su mejor performance y con una banda que por momentos sonaba desprolija, el público de Manson se lo estaba pasando en grande mientras sonaban No Reflection, mOBSCENE y la lúgubre Cupid Carries a Gun, para luego estallar con Irresponsible Hate Anthem.

El clima volvió a tomar ese tinte bailable con Deep Six, bajando rápidamente los decibeles con The Dope Show como antesala de uno de los mejores momentos de show de la mano de la genial Tourniquet. Definitivamente el mejor momento del recital, que continuó luego con Sweet Dreams, Cruci-Fiction in Space y Coma White, dejando a la gente lista para un final a toda gala con The Beautiful People, mucho más acorde a lo que uno espera de un show de Manson.

Si bien es cierto que los seguidores/defensores de Manson realmente disfrutaron del recital en grande, ni los cambios de vestuario ni el carisma del cantante lograron ocultar los puntos flojos de su acto en vivo, dejando en evidencia que un buen show musical amerita mucho más que un buen cascarón.

maximus-festival2016-marilyn-manson02

separador01c

maximus-festival2016-rammstein01

Rammstein – Por Cotton

¿Qué puedo decir de Rammstein? El comienzo con una cuenta regresiva de un minuto como si fuera una bomba a punto de estallar no pudo ser más acertado. El minuto terminó y la bomba detonó, sin la bandera alemana monstruosa de la vez pasada, pero con una nube gigante de humo rojo y la misma efectividad sonora, así comenzó Rammstein su show, con una canción especialmente creada para los recitales evidentemente: Ramm 4, donde la voz de Till Lindemann hace un repaso de varias de las canciones del grupo y la banda entre riffs frenéticos y un poco de pirotecnia construye una carta de presentación implacable. Y si decimos “un poco” es simplemente porque no se compara con lo que después viene, créanme. Para nuestra fortuna, Lindemann es licenciado en pirotecnia.

Seguido por Reise, Reise, el sexteto ya suena realmente como una maquinaria aceitada, desde la voz perfecta de Lindemann, hasta los teclados de Christian Flake Lorenz, con un sonido muy pulido, estando aún lejos del escenario se escuchaba muy prolijo y nivelado.

Casi sin mediar palabra, la banda empezó con Zerstören, donde Lindemann, el protagonista principal de la obra, adornó el escenario disfrazado de algo parecido a un pueblerino ruso para finalmente sacarse el sobretodo y revelar que en realidad tenía un cinturón de explosivos, que acorde a Rammstein, explotó al final de la canción.

Si hay algo que a Rammstein le sobra, es teatralidad, y saben cómo usarla. Más entrado el recital, la banda se propuso empezar a prender fuego el lugar y el puntapie de esa idea fue, justamente, Feuer Frei! -algo así como “Abran fuego!” en criollo-, donde las guitarras de Richard Kruspe y Paul Landers con un lanzallamas adosado ya eran moneda corriente como también la típica escena en la que Lindemann somete a Flake en orden para dejar claro quién es el que manda, esta vez fue vaciándole una garrafa de chispas encima de la bañera (?) en la que Lorenz se había zambullido, para después resurgir como el ave Fénix con un nuevo vestuario compuesto de un ambo de mostacillas multicolor, lo suficientemente funky como para darle paso al teclado del comienzo de Ich Tu Dir Weh y la caminadora del video de dicha canción.

Después de clásicos esperables como Du Riechst So Gut, Mein Herz Brennt y Ich Will, llegó el punto álgido de la noche, la “Coca-Cola” de Rammstein, estoy hablando obviamente de Du Hast, y acá sí que la banda no se guardó ninguna cañita voladora ni combustible,  yo estaba cerca de una columna de sonido y sin saberlo, de las llamaradas monstruosas de fuego que la columna tiraba al cielo de Lugano. Les puedo asegurar que se sentía el calor en la cara. Y mucho más en Sonne, donde esas llamaradas se repitieron con cada estribillo.

Para el falso final del recital, la banda se guardó su otro clásico de clásicos, Engel, donde Lindemann hizo de (arc)ángel con alas metálicas y las apropiadas explosiones saliendo de ellas.

Y al igual que en 2010, para el delirio generalizado del público, el recital concluyó con la canción en español del repertorio de la banda, Te Quiero Puta!

Demoledor. Si tengo que ponerle una sola palabra a las presentaciones de Rammstein, es esa. Sorprendentemente no presentaron ninguna canción nueva a pesar de estar trabajando en un nuevo material. Pero ¿quien necesita canciones cuando las que tenés las presentás así de bien?

separador01c

El Maximus Festival pasó por la Ciudad de Buenos Aires regalándonos momentos únicos de la mano de una grilla de bandas realmente increíbles y con un broche de oro con Rammstein dejándonos a todos los presentes la misma sensación: queremos más Maximus Festival. Y lo bueno del caso es que ya está confirmado el retorno del festival para mayo de 2017. Sólo resta esperar el anuncio de las bandas que vendrán, pero por lo pronto, y teniendo en cuenta lo vivido, nos resta agregar un ¡¡¡larga vida al Maximus!!!

maximus-festival2016-rammstein02

 

Compartir:

Deja un comentario