BSO #107: Más es mejor

BSO #107: Más es mejor

0 comments 📅22 agosto 2016, 14:42

Por Diego Cirulo // @BSOLaRocker

¿Sabrá tu novia que escuchamos Morrisey? │¿Que me extrañas más de lo que ella te extraña?│¿Sabrá tu novia que escuchamos Morrisey? │¿Con quién estabas la vez que te llamábamos? │Pero hay algo que vos no sabes │es que hablamos mal de vos una vez │y bien de alguien que no conocés│Los dos nos cansamos del amor │Y vos no sabés lo que es cansarse (…)

Extracto de “Morrisey“, de Leo García.

El amar (pareciera) ha sido encadenado a la estructura binaria, la tan mentada pareja, y se ha quedado a dormir allí (tal vez, hasta que la muerte los separe). Lo cierto es que cada tanto se despierta y se dispone a hacer de las suyas: agita miradas, eleva hormonas y, por sobre todo, inspira magnetismos entre cuerpos que las convenciones legales no admiten. Yo te quiero a vos pero la miro a ella y no puedo resistirme. Él me mira a mí y elude constantemente el anillo que llevo en mi mano, solo quiere llevarme a la cama. Ante la pulsión, ante el batir guerrero del pecho, ante el calor pélvico, poco se puede hacer (y poco puede solucionar la ley aunque quiera y obre al respecto). Lo cierto que es en nuestra cultura -la “occidentalmente correcta”- este tipo de cuestiones se dan a conocer como engaño. ¿Qué cosa, después de la muerte infringida, es más grave que la mentira y el embuste? Probablemente nada. El problema es que en muchos casos, para poder sentirse pleno, uno sigue los impulsos sin pensar. Estos últimos, en materia amatoria, no pueden ser revelados así por que sí, cual fragmento bíblico, a un otro que lo acompaña en la pareja (que uno también supo elegir y debe hacerse cargo). Es entonces que, ante el miedo y la cobardía (que no son tan malos como dicen algunos “machos” sino que en realidad forman parte de un texto aún mayor que te impone la racionalidad legal masiva) comienzan los secretos, la voz baja, la necesidad de convertirse en un espía inter cama en un circuito vicioso que termina estando más relacionado al padecimiento que al goce. Y a partir de ahí viene lo peor: no sólo hay deseo por un tercero sino que además aprendemos a mentir descaradamente, y sin parar, en el sitio oficial y en el secreto. Todo acuñado por el miedo a que nos apunten con los dedos en la galería hipócrita de nuestros círculos sociales. Calculamos que es por estos motivos que en otros tiempos se le decía “aventura” a una relación extra matrimonial. El acto en sí mismo es un reto a todas las convenciones de todos los tiempos y en varios casos un viaje al delirio.

Y sí. Nos pusimos en tono filosófico. Es que en BSO nos preocupan e interesan los vínculos amorosos más allá de la pareja como institución (en el ámbito del cine, no vaya a creer que somos tan valientes, sólo somos unos bravucones). Es por eso que elegimos un puñado de films que reflejan (o dan cuenta) de las complejidades del arte amatorio; también buscando material que se aferre a historias referidas a los tan mentados “tríos” o triángulos. En el cocktail podrán encontrar personajes como las hermanas Wachowski, Gaspar Noé, Sarah Michelle Gellar, Philip Kaufman y otros tantos más. Siempre con grandes bandas sonoras que acompañan.


bso107-love-01

Compartir:
Diego Cirulo
Diego Cirulo

Cinéfilo, melómano empedernido, comiquero, cuasi ilustrador y, por sobre todas las cosas, adorador de Batman y el Heavy Metal. El tiempo y las canas le entregaron un nuevo amor: la radio, la cual le dio la posibilidad de conducir BSO (banda sonora original), programa sobre música y cine. Es admirador de David Lynch, John Carpenter, Francis Ford Coppola, Ennio Morricone, Nino Rota, Dave Mckean, Glenn Fabry, Neil Gaiman, Alan Moore, Brian Bolland y, a veces, de Jim Lee.

No hay comentarios

Sin comentarios aún!

Podes ser el primero en escribir un comentario

Deja un comentario