Review: El Buen Salvaje + Carajo + Fiesta Clandestina en Groove (10-06-2016)

Review: El Buen Salvaje + Carajo + Fiesta Clandestina en Groove (10-06-2016)

0 comments 📅14 junio 2016, 13:45

Por Juan Manrrique

Dicen que el rock siempre tuvo algo de fútbol -y el fútbol mucha cumbia-, y si al igual que quien les escribe no entendieron esa frase, el pasado viernes, en Groove, la Fiesta Clandestina daba un ejemplo literal al presentar a Carajo y El Buen Salvaje teniendo como telonero a nada más y nada menos que el partido de Argentina contra Panamá por la Copa América Centenario en pantalla gigante.

Groove abría sus puertas alrededor de las 22:30, un poco más temprano de lo usual. Tal vez fue la pasión por la camiseta o el viento helado -o ambos- pero en pocos minutos todos los que aguardaban afuera se ubicaron cómodamente contra las barandas o se tendieron en el suelo. Se festejó a gritos cada gol, pero el último triplete, que coronaba a Argentina 5 a 0, fue una explosión de abrazos y aplausos. Una vez finalizado el encuentro, se reanudó la Fiesta con un mix de lo mejor del rock y el metal.

A la 1:30 puntual El Buen Salvaje, con Martín Quirriquiry en la voz, salía al escenario con Heridas Invisibles, de su segunda placa La Calma Secreta. Le seguirían Estratagema, El Duelo y De Avanzar, también del mismo disco. EBS es una banda muy influenciada por The Mars Volta -incluso en look y movimientos, palpable al ver al guitarrista Tomás Vigo en acción- pero no tan psicodélica, sino más bien progresiva. Con Guillermo Bernardo en el bajo, Amadeo Beltrán en la guitarra, Lucas Vigo en batería y los antes mencionados, esta agrupación porteña se ha forjado una extensa y reconocida trayectoria. Musicalmente estuvieron impecables, pero su particular forma de interactuar con el público nuevo les jugó en contra y terminaron ganándose el rechazo de muchos.

Luego de hablar de su nuevo disco –Multitud al Acecho– tocaron algunas canciones de esa placa –Siempre el Canil, Pecado Verbal– y se despidieron con El Maldito, cediendo su lugar a Carajo.

La Fiesta siguió sin novedades, de hecho ni siquiera estuvieron los payasos del Circo Clowdestino. Las que sí dieron el presente fueron las bailarinas aéreas, con su ya clásico y sensual número sobre aros.

Carajo actualmente no necesita presentación. Se formaron allá por el año 2000, sacaron cinco discos oficiales -y varios más no oficiales-, giraron por toda América, fueron nominados como la mejor banda de rock infinidad de veces, está en producción un largometraje autobiográfico y al día de hoy están volviendo a recorrer Sudamérica en el marco de su gira 15 Años Tour.

De lo que sí habría que hablar es de la evolución que tuvo el trío, desde los shows gratuitos en la estación de Luis Guillón -2002- hasta los multitudinarios recitales del presente; ya que Carajo ha llegado a un nivel, tanto sonoro como musical, casi a la altura de los grandes íconos del Metal. En el apartado de las letras es curioso -si “curioso” consigue expresar la idea- cómo repercutieron en ellas el vuelco de la banda hacia la religión: “¿Quién nos da el amor? Esa es la cuestión entre la fe y la razón”, “Supiste alejar todo lo malo de tu corazón y calmar tu llanto espiritual”, son algunas de las frases plasmadas en sus éxitos.

Por obra divina -o no- a las 3:30 Carajo aparecía en escena ejecutando Luna Herida. Groove, que había conservado una extraña calma, se sacudió en ambos pisos al grito de “Sólo el amor me sostendrá”. Después de un cálido saludo, Marcelo “Corvata” Corvalán -bajista y voz líder- arrancaba Libres, tema que junto al primero pertenecen a Mar de las Almas -2010-. Llegaba el momento del clásico y Sacáte la Mierda hizo cantar a todos los presentes en un “solo de público”. El Error, Salvaje y Humildad fueron una fiesta, pero El que Ama lo que Hace descontroló todo; y sin respiro siguió el “quilombo” con Punk sin Cresta. El respiro vendría de la mano de Hernán “Tery” Langer -guitarrista y coros- con El Llanto Espiritual, aunque no se prolongaría demasiado al empezar De Hoy no Pasa, seguido por ¿Qué Tienes Para Dar? y Entre la Fe y la Razón. En el último bloque, compuesto inicialmente por Tracción a Sangre, se aprovechó para dar cuenta de la proveniencia del público y el agradecimiento por el apoyo, secundado por el virtuosismo de Andy Vilanova -batería- con Joder. Por último fingirían una despedida pero regresarían a los segundos con varios regalos: El clásico El Vago y aguas, palillos, púas, y el afecto de una banda que sabe dónde comenzó y, gracias a su gente, dónde está.

Las luces se apagaban, el lugar se vaciaba, y nosotros nos marchábamos como dicta la última canción: “alucinando volver otra vez”.

Carajo-El-Buen-Salvaje-Clandestina

Compartir:
Shinobi
Shinobi

Shinobi es un portal que contiene artículos y noticias relacionados con el manganimé, cómics, videogames, cosplay, sci-fi, música, libros, cine y demás expresiones artísticas apuntadas al entretenimiento, la cultura joven y ligadas en su amplio espectro al género fantástico.

No hay comentarios

Sin comentarios aún!

Podes ser el primero en escribir un comentario

Deja un comentario