Review: Crystal Castles en Groove (26-05-2016)

Review: Crystal Castles en Groove (26-05-2016)

4 comments 📅30 mayo 2016, 07:48

Por Mariano Aratta y Jonathan Leandro // @gutenseth + @Echonny

Noche otoñal en el jueves porteño, con un clima fresco que probablemente no sea tan fresco como el canadiense, pero que hizo sentir “como en casa” al dúo -en realidad trío- Crystal Castles. Y no es casual la mención al frío, porque desde que la banda salió a escena hasta que se retiró, la somera puesta en escena, el trato con el público, la iluminación blanca y los tonos graves fueron la dominante del breve show en un bastante poblado Groove -a pesar de los pronósticos iniciales-. ¿Esto quiere decir que Crystal Castles fue una decepción? ¿Qué fue una banda apática y que sólo tachó un casillero más en su gira 2016? Para nada… Ethan Kath y Edith Frances -como reemplazo de “la favorita” e inolvidable Alice Glass– demostraron cómo estos géneros musicales considerados fríos, dominados por sintetizadores y repetidos golpes de bombo, sonidos con bajas frecuencias y gritos gélidos, son capaces de dar calor y hacer bailar a las masas sin necesidad de otro tipo de color en la paleta.

Nadie esperaba que Crystal Castles diera un show “larga duración” ni que se la pasen hablando con el público, mucho menos que se pongan la camiseta de la selección argentina -los conocemos, es la cuarta vez que nos visitan, no podíamos esperar más que su música-. El desafío en Groove el pasado jueves era ver cómo se las arreglaba la nueva vocalista ante el exigente público argentino. Y si bien no tuvo el carisma ni la “actitud punk” de su predecesora -sólo mencionar como ejemplo que Edith tomaba agua mineral mientras que Alice corría con una botella de whisky por el escenario-, en la hora y media que duró el show, a puro movimiento y sensualidad, nos hizo dar cuenta que puede ocupar muy bien ese puesto, sin necesidad de imitar a otros, sólo siendo ella misma. Como si eso fuera poco, Frail -uno de los nuevos temas- no desentonó con el resto de la setlist y la gente lo aceptó de buena manera. Tal vez el punto más flojo de Edith no sea la actitud sino algunos aspectos relacionados con la voz: en algunos pasajes está tan “deforme” que carece de personalidad sonora. Ahí hay potencial pero todavía no está explotado, claramente ella no ha podido “hacer suyos” los temas de Alice. Queda en el debe.

Ethan, líder, compositor y cerebro de la banda, parecía un director de orquesta desde su costado del escenario, dejando todo el protagonismo a la dama. Pero es indudable el talento de este hombre, manejando las teclas y la programación, sumergiéndonos en mundos Post Punk y psicodélicos, fusionando el pop de The Cure y Yeah Yeah Yeahs con lo menos pragmático del rock Zeppeliano y generando paisajes sonoros dignos de un Tame Impala post-apocalíptico y menos feliz. Christopher Chartrand, en la batería, era el encargado de ponerle contrapuntos y frenesí al bombo Cyberpunk de la “oscuridad colorida” en la que nos hacía oscilar Crystal Castles hipnóticamente. Porque así fue, la gente bailaba, con la piel erizada al compás de la música.

Mientras Edith y su vestido anaranjado saltaban de un lado para otro, con un tapado gris sólo en una mitad del cuerpo y anteojos de sol a pesar de la oscuridad; su pelo casi blanco y su aire fantasmal terminaron de convencer al público. Concrete, Baptism, Suffocation y Kerosene se sucedieron, para dar paso a Intimate y el set más electrónico de la noche. La voz parecía venir del pasado, cargada de reverb y algún chorus ocasional; verla con ese aspecto, ese sonido y las luces blancas de fondo nos hacía sentir en un recital de la primera época de Nina Hagen en algún pub de la Alemania comunista o de la extinta U.R.S.S. Cuando ella y Ethan se unían en las bandejas se daban los momentos más bailables, aunque breves. Fleece, Crimewave y Telepath fueron quizás los temas más movedizos, donde la voz pasó de gritos lunáticos a “graves humanoides”. Not in Lovecover de Platinum Blonde– dio paso al final: las luces se apagaron, ellos saludaron de forma casual y dejaron el escenario vacío mientras la gente esperaba por más.

Y el momento llegó, pocos minutos después, la banda apareció y dejó todo en un final excéntrico y movedizo con Choir y Untrust Us, temas con los que dio cierre el show mientras el sintetizador seguía sonando en un loop chillante intencional. Cuando un miembro del staff de la banda se acercó, apagó el sintetizador y las luces de Groove se prendieron, el público salió de la hipnosis y se dio cuenta que todo había terminado. ¿Ganas de más? Es probable… pero no podemos negar que el show fue completamente intenso, con un buen sonido y mucha energía. Esperamos que esta nueva encarnación de Crystal Castles vuelva al país en los próximos fríos, porque realmente ya forman parte de nuestra fisionomía darky local.

crystal_castles02

Compartir:
Seth
Seth

Comunicador Social (UBA) y periodista, hombre de radio. Vegetariano, melománo empedernido, guitarrista, cinéfilo, fan de los '80, la filosofía y los "cuentos de terror". Seth odia los relojes y cree en la metafísica como única forma posible de autosuperación de la humanidad (?)

  1. Gonzalo
    30 mayo 2016, 12:34 Gonzalo

    Q show viste hermano?
    Director de orquesta??? ese payaso tenia todo secuenciado en un multitrack que estaba bajo su inmovil esqueleto. Se limitó a tocar un par de notas en el sinte lo cual no requiere mas q un mes de practica para alguien que no sabe nada de musica. Las composiciones son flojisimas, no tienen dinamica ni sonora ni de estructura. El sonido una peste, la voz estaba escondida.
    EL BATERISTA NO SALIA POR EL P.A.

    A mi me parece una basura esta banda que todavía esta robando gracias al primer disco donde se afanaron la mitad de la música y le sumaron una pibita gritando como ATR, pero sin un céntimo de la legendaria Nic Endo.

    Roban gracias a eso, y a críticos que no entienden absolutamente nada.

    Pero esto no es subjetivo. SU PROPIO PUBLICO ESTABA ABURRIDO, y protestaban luego del show, por la basura que fue.

    Cada vez que ese payaso intentaba hacer un interludio, daba cuenta de sus cualidades musicales (ninguna). Tremendo bodrio.

    La cantante nueva no puede bancar el show ella sola ni por 5 minutos. En eso hay que darle el visto bueno a Alice Glass, que en base a actitud bancaba ella sola un planteo que era lo mismo que un karaoke.

    Pero bueno, la gente compra lo que los medios venden, y aca estan diciendo q el chabon es un director de orquesta…. y me perdi lo de led zeppeling lo de the cure, no se donde escuchaste eso.
    Mas bien parece el mismo patron de bateria durante una hora, con el mismo pad, los mismos intervalos, y una voz con una reverb fria y tan mal mezclada que daba tristeza.

    Otro punto de vista para hacer justicia. Ya que sacando los 50 fanaticos sordos que estaban saltando, el resto de la gente estaba INDIFERENTE FRENTE AL KARAOKE.

    Este tipo de payasada es la que hace que los pibes confundan el arte con una pose.
    Q los recitales ya no se traten de la musica sino de como te vestis. Total tiran cualquier verdura y un comunicador mete un chamuyo ridiculo para justificar un contenido donde en realidad no hay nada.

    Hay que tener demasiado escenario para bancarse un show entero cantando arriba de una pista, con dos muñecos inmóviles haciendo las de mini vanilli. Esa chica no lo puede sostener.
    Por mi hubieran puesto el Cd que suena mejor.
    Lo que dejaron sobre las tablas no valia ni 50 pesos.

    Reply to this comment
    • Seth
      30 mayo 2016, 16:49 Seth Author

      Gracias por tus comentarios. Lo bueno de la música es que cada uno puede tener su apreciación, como en muchísimos ámbitos de la vida cotidiana. Por mi parte, te comento que por algo las notas van firmadas, es una opinión personal y fundamentada por lo arriba descripto. La bronca del publico se entiende, pero hay que leer con atención porque en ningún momento comparamos a la banda con otras de mayor cuantía. Tampoco dijimos que Ethan tuviera los dotes de un director de orquesta, sino que su posición en el escenario semejaba eso. No hay que realizar lecturas rápidas y diagonales imbuidas en bronca.
      Leyendo lo que escribís, se nota que no te gusta la banda, ya que inclusive hablas mal de la época favorita de los fans (Alice)… simplemente opiniones, respetamos la tuya, como el lector la nuestra, amen que desde donde nosotros estuvimos, la gente bailaba y estaba feliz.
      Un abrazo!

      Reply to this comment
  2. Brenda
    11 junio 2016, 09:51 Brenda

    Hola !(tratando de ignorar el comentario del pelotudo de arriba) tenes mas fotos? Buena nota, yo banco a Ethan a muerte

    Reply to this comment
    • Seth
      11 junio 2016, 10:34 Seth Author

      Hola! Gracias por el comentario! Lamentablemente no pudimos acceder con fotógrafo al show de esa noche por pedido de la prensa de la banda! Saludos!

      Reply to this comment

Deja un comentario