Las 3 Lecciones del Sensei #130: hoy recomienda Cotton

Las 3 Lecciones del Sensei #130: hoy recomienda Cotton

0 comments 📅13 Mayo 2016, 11:17

Por Cotton // www.facebook.com/CottonPhD

Nuevamente me toca recomendar después de un tiempo en este humilde espacio. Y en esta ocasión les traigo un juego, un género musical y un documental, para la cartera de la dama y el bolsillo del caballero.

separador01c

thunder

Lección 01: Thunder Force III -videogame – Sega Genesis / Mega Drive-

Corría el año 1988 cuando Sega lanzó su aclamada Genesis y entre la alineación de seis juegos que estaban en su lanzamiento había uno que resaltó bastante sobre el resto y que, en mi opinión, es parte de una saga que nunca tuvo el respeto que se merecía. Estoy hablando del Thunder Force II, un Shoot’em Up excelente y que supo tener varios sucesores en esta misma consola. Justamente de uno de ellos es que voy a hablarles hoy, mi primer juego en la gran Sega Genesis: Thunder Force III.

Esta nueva entrega fue lanzada por Technosoft en el año 1990, exclusivamente para esta consola. Los sucesos de este juego transcurren inmediatamente después de los del Thunder Force 2 y más allá de sus logros, la Federación Galáctica todavía no pudo derrotar completamente al Imperio ORN -¿a qué me suena esto?-. Para hacerle las cosas más difíciles a la Federación, el Imperio ORN instaló dispositivos de camuflaje en cinco planetas en donde podría haber escondido su base. Y como si fuera poco, desarrolló un sistema de defensa contra naves de gran envergadura llamado Cerberus -hola, Mass Effect-. Por todo esto la Federación creó a FIRE LEO-03 Styx, una nave lo suficientemente pequeña para evitar ser detectada pero con la potencia de fuego de una nave nodriza. Típico.

Thunder_Force_3_JU_043

“Le están tirando con de todo”

El objetivo del juego es ir destruyendo los dispositivos que están en los cinco planetas y finalmente localizar la base del Imperio. El control en este juego es realmente muy bueno y sencillo, ya que solamente manejamos los tres botones que el pad de Genesis original trae: un botón para disparar, uno para elegir el arma y otro para cambiar la velocidad de la nave. Fácil, ¿no? BUENO, NO. Obviamente el camino no es nada fácil ya que hay niveles en los que el suelo se mueve, a veces nos dispara cosas y hasta se acelera y pone a prueba nuestros reflejos, todo esto eludiendo el sin fin de rayos, misiles, bombas y “cosha golda” que nos tiran los enemigos. Sin embargo, por más que al principio parece un juego de esos que es frustrante y es probable que el Game Over esté a la vuelta de la esquina, la curva de aprendizaje es más que aceptable y si bien tiene partes que hay que saber por donde ir, no lo hace menos disfrutable.

Otro aspecto a remarcar de este título es la música, es GENIAL, de las mejores soundtracks que algún videojuego de 16 bit haya tenido. No lo digo de fanboy sino de que es realmente excelente y muy acorde al sonido sintético que puede producir la Genesis.

Este videojuego en particular fue tan exitoso que generó un port de arcade –Thunder Force AC– como también uno de Super Nintendo –Thunder Spirits– un par de años más tarde, sólo que eran versiones un poco alteradas de la versión de Genesis y no le hacen toda la justicia que se merece. La de Sega Genesis sigue siendo la mejor de todas. Acá les dejo un video con algo del gameplay:

separador01c

Lección 02: Vaporwave -género musical-

Se podría definir al Vaporwave como una especie de “dadaísmo devenido de la Internet”. Aunque no tan caótico como Dadá, el Vaporwave es un micro-género musical que surgió en los primeros años de esta década. Se caracteriza por una fascinación nostálgica por los videojuegos, tecnología, cultura japonesa postmoderna y estilos de música comercial y popular como el Lounge, el Smooth Jazz y la música de ascensor (!). El sampleo con el pitch bajado es moneda corriente en el Vaporwave, así también como el encapado de sonidos. Generalmente, el estilo es una crítica o preocupación satírica por el capitalismo. Sí, suena raro, pero una vez que escuchen algunas canciones se entiende mucho mejor a donde apunta el género. Lo interesante que tiene, es que esa resignificación la mayoría de las veces es muy agradable y ciertamente es música como para dejar de fondo mientras se hace alguna otra tarea. ¿Es un Ambient aggiornado a la década del ’10? Tal vez…

635844645459571617624102381_vaporwave_crap_by_kamrateric-d8dhgz1

Como si Miami Hotline se hubiera puesto de acuerdo con el Paint.

Cierto es que este no es un género que se puede encontrar en Musimundo, pero hoy día con servicios como Spotify, la oferta es bastante variada, basta con poner “Vaporwave” para que salgan algunas playlists que tienen varios artistas como Luxury Elite, ESPRIT 空想 ó 18 Carat Affair. A mí en particular me gusta bastante Luxury Elite, aunque no es de los más renombrados.

Además de la música, el Vaporwave está muy asociado a una estética muy particular que se abraza al glitch y a una paleta de colores digna de los primeros monitores de tubo que soportaban 16 colores solamente.

Les dejo algo de material de Luxury Elite, que creo que es una muy buena entrada para con el género:

separador01c

large_large_5JYu2MZaKHVHGQDo8uKo2oB0McO

Lección 03: All Things Must Pass: The Rise and Fall of Tower Records -documental-

¿Se acuerdan de Tower Records? Bueno, creo que los de más de 25 años sí se acordarán, para los jóvenes y los poco memoriosos, Tower Records fue una cadena de disquerías que llegó a Argentina sobre fines de los años ’90 y llegó a tener tres sucursales en la ciudad de Buenos Aires, una en Cabildo y Juramento -donde ahora está el monstruoso Stock Center-, otra en Santa Fe y Esmeralda -donde compré mi primer disco en la vida- y la última el local subterráneo de la peatonal Florida, que si la memoria no me falla creo fue el último local en cerrar. Pero bueno, basta de historia de cabotaje, All Things Must Pass: The Rise And Fall of Tower Records, es un documental que, como su nombre lo indica, cuenta la historia de cómo Tower empezó siendo una pequeña tienda en Sacramento, California que se aventuró a vender solamente discos -recordemos que corría el año 1960 y encontrar una tienda solamente de discos no era tan común como fue en las décadas venideras- y cómo eventualmente se transformó en un gigante multinacional.

 

tower

La tienda de San Francisco que le dio el gran impulso a Tower.

Con algunas participaciones estelares como las de Dave Grohl -quien trabajó en un Tower Records-, Elton John -según palabras de él: “la persona que más gastó en un Tower Records“- o Bruce Springsteen, el documental fluye entre nostalgia, la palabra de los trabajadores de las tiendas y de, por supuesto, su dueño, Russ Solomon. De cómo una disquería llegó a ser un fenómeno cultural y su eventual punto de quiebre. Como curiosidad hay algunas líneas dedicadas a los locales que había acá en Argentina, no muy cordiales para con los socios argentinos -como era de esperarse-.

Recomendado para los amantes de la música y de tener la música en forma física. Acá les dejo el trailer:

 

Compartir:

No hay comentarios

Sin comentarios aún!

Podes ser el primero en escribir un comentario

Deja un comentario