Entrevista exclusiva a Vetamadre: “Rompimos el cascarón”

Entrevista exclusiva a Vetamadre: “Rompimos el cascarón”

0 comments 📅04 julio 2015, 17:33

Por Mariano Aratta // @gutenseth
Fotos: Sabrina Espeche

Vetamadre es una banda ya longeva pero que no para de crecer. La agrupación actualmente conformada por Julio Breshnev -guitarra y voz-, Martin Dejean -sintetizadores-, Marcelo “Coca” Monte -bajo- y Federico Colella -batería-, viene de dejar sin aliento a sus fans en un Teatro Vorterix altamente emotivo a principios de mayo y ahora redobla la apuesta, con una gira por Córdoba, Mendoza y San Luis, para luego volver a la Ciudad de Buenos Aires el 11 de julio con un electroacústico en la Sala Caras y Caretas.

“Es muy divertido tocar y grabar discos, sino ya no lo haríamos”, arranca el diálogo Federico Colella -sin filtro- y, tras mirada cómplice, le cede la palabra a Julio Breshnev quien añade que “es algo natural, hay momentos… algunos son más difíciles y en otros las cosas fluyen. Pero cuando vienen tiempos difíciles, Fede siempre dice que… ¿cómo era?” (risas).

Las buena onda fluye, como la historia de Vetamadre, que lejos de un camino lineal, atravesó -y atraviesa- todos los avatares de una banda de rock que jamás intentó -ni quiso- traicionar sus ideales. “Lo que digo es que un mal momento siempre está entre dos buenos momentos”, corrige Federico entre risas.

Vetamadre03

Julio: -Ahí está. Un mal momento siempre está entre dos buenos. Y pasa en esta etapa, 17 años, 8 discos editados. Hace unos años pasamos por un momento difícil de decir “¿y ahora qué? ¿nos reinventamos? ¿volvemos a lo mismo? ¿como seguimos?”. Y ahora no, ahora es el fluir, es una etapa del AHORA, como el nombre del disco que estamos tocando este año. Y todo lo que viene pasando tiene que ver con lo mismo, porque nosotros este disco lo queríamos hacer hace dos discos atrás, estábamos buscando como una vuelta a la inocencia de lo primero pero con toda la experiencia que ya traíamos… y lo logramos. Entonces estamos frescos, super renovados. Y si a eso le sumás que de golpe, después de tantos años de darle la espalda a la industria, nos animamos a presentar música en Sony y a ellos les gustó, estamos más contentos todavía. Rompimos el cascarón en muchos sentidos, lo que nos llevó al show en Vorterix, porque en Capital siempre hacíamos Niceto o La Trastienda, estábamos como en nuestro nicho y no salíamos. Todo esto te renueva.

Vetamadre04

Sony nos dio un lugar, les gustaron las canciones, la tapa del disco… y a esta altura nadie viene a decirnos cómo pararnos ni qué tenemos que decir o dejar de decir. “Coca” siempre dice que la noticia no es que nosotros estemos en Sony, sino que Sony se haya fijado en nosotros. Y de alguna manera eso es un poco el signo de los tiempos, combinado con la cosa coyuntural de Vetamadre, el momento nuestro, porque al principio presentábamos material en las compañías y al ser jóvenes, con menos experiencia, nos encontrábamos con tipos que decían “este tema me gusta, quiero más como este”.. y no somos una máquina de hacer chorizos. Ahí fue donde le dimos la espalda a la industria y decidimos hacer las cosas a nuestro tiempo, como queramos. Y pasamos así muchos años, sin pertenecer a ninguna tribu. Pero también es real que te sentís un poco solo, laburando mucho en otras cosas para poner guita en tus proyectos, sin apoyo de una discográfica y, por esos motivos, con poco tiempo. Entonces, por un lado, estás obligado a algo, pero al mismo tiempo como nadie te corre para editar un disco pasan los años, te colgás y nunca lo publicás. Sin embargo, todo esto llevó a que ya sabemos muy bien quienes somos y la gente de Sony también lo sabe muy bien”, comenta Julio, aunque añade que también estamos viviendo épocas diferentes al momento ya lejano de los ’90 cuando Vetamadre comenzaba: “es otra época, con la gente joven ahora también hay una mirada más receptiva que en ese entonces, las compañías los dejan ser ellos mismos, que en definitiva también es lo que hace al rock, si te van a decir qué tenés que hacer, andá a hacer publicidad… o pop” (más risas).

Federico: -No tuvimos presiones para este disco y aparentemente no la vamos a tener para el próximo tampoco, porque la idea es hacer otro disco con Sony. Nosotros en ese sentido estamos tocados por la varita porque nos respetan tal cual somos, no nos piden nada a cambio y entonces en vez de alguien que nos viene a fagocitar encontramos un aliado. Está bueno desmitificar la cosa demoníaca de la compañía, uno tiene ese preconcepto desde el lado artístico, de que vendiste el alma al diablo, que transaste, y de repente vas a la compañía y te das cuenta que están los Cuentos Borgeanos, Cirse, Babasónicos, Illia Kuryaki y decís “bueno, no podemos estar en otro lugar mejor que no sea este”. Que una compañía como Sony tenga tanto rock, en un tiempo en donde la industria se está acomodando ante tantos cambios de formato, que el disco ya no es negocio, que la gente no compra, que se baja de Internet, y que ellos apoyen al artista y lo dejen ser… creo que que es el mejor negocio para ambos. Convivencia entre la industria y el artista, no peleas. Así debe ser.

Julio: -¿vender el alma al diablo? Yo siempre digo que vender el alma al diablo es hacer esa canción que sabés que no te gusta y que va a funcionar, porque ahí cagaste. Te van recordar por esa canción, la vas a tocar en todo canal de televisión que vayas, te la van a pedir en todos los shows, esa cosa de algo que no es lo que vos querés y lo hacés igual, como decir “con este nombre voy a tener mucho levante, no me gusta pero lo uso” y después todo el mundo te llama por ese nombre y cuando te mueras en tu lápida vas a tener ese nombre y… ¡¡¡nooooooooooo!!! 

Vetamadre01

– La compañía los respeta porque ustedes se ganaron ese respeto. Llegaron lejos por sus propios medios. ¿Qué recomiendan a otras bandas jóvenes para lograrlo?
Julio: -Justamente eso. Lo logramos por ser fieles a lo que queremos hacer. El rock es un trayecto, está esa sensación de que uno es joven y después desparece, a medida que uno crece conoce la industria, otras bandas, conoce el medio. Y vas viendo que es un trayecto y en un momento se transforma en trayectoria, porque mirás para atrás y hay un recorrido. Y si ese recorrido es coherente, podés ir cambiando, porque la vida es cambio constante, podés cambiar de opinión, de músicos y de música, un montón de cambios, pero si vos mantenés la coherencia, la esencia, en un momento alguien más lo nota y eso pasó con cierta parte del público, de los medios y pasó con Sony también, que dijeron “estos pibes vienen haciendo un camino…”. Estamos en una era del mundo, y de Argentina, con mucha mentira. Y cuando encontrás la verdad, está encubierta. Y después te das cuenta que no, que no era así. Yo creo que nosotros, lo digo con toda humilidad, somos un poco de verdad, porque todos tuvimos que hacer otros laburos, dejamos muchas cosas de lado para hacer esto, por amor, por pasión, por el deseo de hacerlo. Por eso somos Vetamadre, porque es la “veta madre”, esa veta que querés desarrollar dentro tuyo y en ese sentido lo logramos. Tenemos que expresarlo, no podemos pararlo, es una necesidad y veo que pasaron 17 años y no podemos pararlo.

– ¿Sienten que hay como un distanciamiento entre las bandas históricas argentinas y las bandas más nuevas?
Julio: -Nosotros como banda lo hemos vivido desde que arrancamos, como que de alguna manera las grandes bandas instaladas en Argentina no daban lugar a todo un movimiento, a una renovación. Yo creo que tiene que ver también con un país joven. Somos jóvenes y somos pocos, pensamos que no pero es así. Estamos actualmente en una transición, una primera etapa de un país, que se refleja también en el rock, porque si bien tenemos rock hace muchísimos años con respecto a toda Latinoamérica, por ejemplo, recién ahora hay como una especie de sismo, como si hubiéramos empezado a sentir un movimiento debajo de los pies. Y eso permite que bandas que antes decías “estos son nuevos”, ahora decís “El Mató a un Policía Motorizado es una banda ya instalada, no es una banda nueva”. Pero nos costó muchísimo convivir, porque no tenes que cortarle la cabeza al Rey para ocupar su lugar, sino que es una cuestión de convivencia con los grandes artistas ya instalados, de alguna manera, junto con la industria que estaba apoltronada, los elefantes blancos ahí sentaditos en sus lugares, no lo permitían. Y no es sólo eso, había muchos factores, como por ejemplo los festivales. Antes si eras Heavy Metal te cagabas a piñas con el Punk, si eras New Wave no te bancabas a los otros y la gente se daba cadenazos y se pegaba con cosas. El rock ha evolucionado y hoy en día la convivencia en festivales, con bandas distintas, públicos bien diferentes, looks distintos, es genial, es parte del crecimiento.

Vetamadre02

– El recital del Vorterix en mayo fue altamente emotivo para la gente y también para ustedes ¿cómo seguir después de eso tan intenso?
Julio: -Fue tremendo. Que venga alguien a decirte “me puse a llorar en tal tema” y vos primero decís “¡¿por qué?!” pero al mismo tiempo, “buenísimo”… te reconozco que yo también tuve que pensar en Sex Pistols y en Johnny Rotten en un momento porque sino me ponía a llorar de la emoción, como para ponerme un poco más duro, “che, boludo, esto es rock, pará un poco” (risas). Es que se dio una cosa muy intensa. Lo cual nos motiva para prepararnos para lo que viene. Durante años me encontré con alguien que se acerca y me dice “este es el mejor show que ví de Vetamadre“. Y uno después de eso dice “puta madre, ¿cómo hacer ahora para seguir?”. Y en el show siguiente vuelve a pasar y así. Y en Vorterix fue mayor, más que nunca me encontré con un montón de gente que me dijo que fue lo mejor que vio de Veta, así que ahora digo “ya fue”… ya fue, no como algo malo, sino que vamos a hacer lo que hacemos. Sigamos haciéndolo. Si emocionamos, buenísimo, porque nosotros nos conectamos con la música a través de la emoción. Tenemos la idea de hacer otro Vorterix antes de fin de año, estamos en una gira por el interior, el electroacústico de Caras y Caretas
Federico: -Para fin de noviembre el Vorterix, como para cerrar el año. Pero también está la propuesta de abrir para una banda internacional que viene a principios de noviembre… no hay nada confirmado, así que no habiendo nada confirmado no podemos decir más de eso… (risas).
Julio: -Por ahora repetir Vorterix es el primer paso para hacer cosas más grandes. Hasta ahora no nos habíamos animado, rompimos el cascarón salió muy bien y vamos por más.

Por lo pronto, Vetamadre sigue desandando su camino de manera impecable, fiel a sus convicciones y, al mismo tiempo a pesar de los años en escena, con mucho más para ofrecernos. El sábado en la Sala Caras y Caretas podremos disfrutar un poco más de su música, esta vez en formato electroacústico –más info en nuestra agenda-. Cabe destacar, por último, que más allá de su experiencia y talento, los Vetamadre no son frías y lejanas estrellas de rock, como se desprende de la charla, que podría haber durado horas, son gente humilde, simple y con mucha buena onda. Agradecemos que haya músicos así. Los dejamos con un saludo muy especial.

Compartir:
Seth
Seth

Comunicador Social (UBA) y periodista, hombre de radio. Vegetariano, melománo empedernido, guitarrista, cinéfilo, fan de los '80, la filosofía y los "cuentos de terror". Seth odia los relojes y cree en la metafísica como única forma posible de autosuperación de la humanidad (?)

No hay comentarios

Sin comentarios aún!

Podes ser el primero en escribir un comentario

Deja un comentario