Review: Front 242 en Teatro Vorterix (22-04-2015)

Review: Front 242 en Teatro Vorterix (22-04-2015)

0 comments 📅26 abril 2015, 14:28

Por Mariano Aratta // @gutenseth
Ph: Seba Barraud // CottonPhD

Front 242 es un grupo de BruselasBélgica– que nació en 1981 y se encuentra dentro de un circuito de «bandas de culto», muy conocidas en los ’80 y que hoy forman parte de un panteón en el cual algunos pocos seguidores realizan su ritual musical. Es decir, si bien lo que mostraron el miércoles en el Teatro Vorterix fue una contundente muestra musical de hora y media, con fuerza, pasión y una movediza juventud a pesar de los años de carrera, el público en general no conoce a esta banda, ya no suena en radios ni sale en TV. Todo este panorama hizo que el Vorterix no esté a lleno total, como merece esta banda, aunque el público que estuvo presente en la sala no paró de agitar como loco durante todo el show -público que en su gran mayoría es hijo de la música ’70 / ’80-. Realmente fueron 90 minutos de música y baile desaforado, con la gente totalmente loca agitando sus brazos, saltando y cantando, sea en francés, sea en inglés…

Front242_01

Es que este conjunto belga es pionero en la música realizada con medios digitales y referente principal en la evolución de la música electrónica. Son los padres de Rammstein, Depeche Mode, Ministry, Nine Inch Nails y muchos otros más, del techno, gótico e industrial y de tantas otras bandas posteriores que vieron la fama y actualmente llenan estadios. A diferencia de ellas, Front 242 siempre conservó un perfil más under, razón por la cual, en general, el público joven desconoce su obra, legado e influencia sobre infinidad de artistas y bandas que les han sucedido. Son referentes también del subgénero EBMElectronic Body Music, caracterizado por secuencias repetitivas donde predominan ritmos de baile en torno a 100 bpm y los gritos con efectos-.

Con este planteo previo, no podíamos dejar de asistir a este show y realmente nos fuimos gustosos. El concierto recorrió toda la historia de la banda, de más de 30 años, con un sonido impecable que redondeó unos 90 minutos. Jean-Luc De Meyer, el vocalista principal, no paró de agitar al público y lanzó un «Buenos Aires… ¡la puta madre!» luego del primer tema, con la gente ya en éxtasis. Sus compañeros, Daniel Bressanutti -teclados, programación y live mixing-, Patrick Codenys -teclados, progamación y samplers-, Richard 23 -percusión y coros- y Tim Kroker -batería electrónica y clásica- se movían frenéticamente detrás de sus instrumentos y, en un ejercicio de extrañamiento, uno podía visualizar al público y a la banda como un «todo orgánico» que se movía de un lado para otro en ritmo y tempo, contorsionándose lentamente como un gusano o frenéticamente con espasmódico ataque de epilepsia, con la más sutil y alocada cortina musical de fondo. La conexión banda/público fue total, un trance hipnótico nunca antes visto por este cronista en un recital.

Front242_02

Bailar. Bailar saltando, bailar feliz aunque la música sea oscura. Ese es el espíritu de Front 242, vestidos como una especie de soldados futuristas o recolectores de residuos espaciales, con luces, colores y sonidos. Bailar, saltar, sonreir. Eso es Front 242, música que pega directamente en los sentidos. Felicidad gélida y movimientos, no parar de mover los pies y los brazos. U-MenUnidentified Men-, Moldavia, No Shuffle y Quite Unusual fueron los puntos altos del show: canciones que llevan más de 30 años prediciendo un futuro que no llega y elevando plegarias a dioses que se obstinan en darnos la espalda, como en Welcome to Paradise. Y cuando llegó el momento de Headhunter, fue todo una psicosis de baile y luces, gritos, un ritual milenario y tribal. Sin dudas, un momento inesperado y único en la noche de Buenos Aires. La mayoría de las canciones que todos querían escuchar, clásicos a estas alturas, fueron sonando una tras otra y la banda, siempre muy agradecida y habladora, dejó una imagen muchísimo mejor de la que todos esperábamos. Estos chicos rudos son, en definitiva, unos tiernos.

A continuación, les dejamos la cobertura fotográfica de Cotton PHD, directamente desde nuestra fanpage de Facebook.

Compartir:
Seth
Seth

Comunicador Social (UBA) y periodista, hombre de radio. Vegetariano, melománo empedernido, guitarrista, cinéfilo, fan de los '80, la filosofía y los "cuentos de terror". Seth odia los relojes y cree en la metafísica como única forma posible de autosuperación de la humanidad (?)

No hay comentarios

Sin comentarios aún!

Podes ser el primero en escribir un comentario

Deja un comentario