Review: Sonata Arctica en el Teatro de Flores (08-03-2015)

Review: Sonata Arctica en el Teatro de Flores (08-03-2015)

0 comments 📅12 marzo 2015, 11:21

Por Mariano Aratta // @gutenseth
Fotos: Mati Fortini // VisualDraft

Sonata Arctica es una banda que viene de un país frío –Finlandia– pero que es recibida con calor y pasión en cada una de sus visitas a Buenos Aires. Es probable que sea una banda más de esa larga lista de agrupaciones que «se sienten locales» en estas tierras y por eso cada vez que pueden se pegan una vueltita. A poco menos de un año de su última visita, el quinteto de Power Metal liderado por el carismático Tony Kakko volvió a Argentina el domingo 8 de marzo, en el marco del Teatro de Flores, ofreciéndonos un show memorable. Poco antes de las 20 hubo dos bandas soporte que fueron prendiendo el fuego lentamente e hicieron rockear a la gente: AfterDreams y Twilight. Comenzaba el pogo y el metal, tal y cómo la gente lo ansiaba.

Sonata_Arctica_Flores01

La banda finesa deleitó a todos con un setlist en apariencia breve -17 canciones- pero que no fue tal, con intermedios y algunos temas extendiéndose durante épicos minutos, haciendo foco en el nuevo disco, Pariah’s Child, pero siempre tocando los infaltables temas que se remontan a Eclíptica, su primer álbum, pasando por Fullmoon, canción que hizo estallar -literalmente- a la gente, el lento pero poderoso Replica, 8th Commander, la emoción en Letter To Dana -coreado por todo el teatro- para cerrar el primer tramo con San Sebastian, que sacudió las paredes del recinto creando la sensación de que la banda y el público eran un solo ente que iba a producir un tsunami sonoro.

Sonata_Arctica_Flores03

Para el encore, salieron a todo trapo para despeinar a los pelilargos que estaban ya cocinados completamente en el hervor de un pogo veraniego insufrible: My Land, la ya mencionada Replica, y el cierre con Don’t Say a Word hicieron delirar al público presente. Palabras aparte para lo más puro del metal clásico: solos de guitarra apasionados, la rítmica, el poderoso bajo y, obviamente, Tommy Portimo, el batero más poderoso del metal actual con su enorme doble pedal y sus rulos endiablados. Todo sumado fue un combo lapidario, con un sonido de a ratos bastante malo -los temas se pudieron escuchar en ocasiones hasta el mínimo detalle, pero en otras había problemas sobre todo con el micrófono de Kakko-, mucha prolijidad en cada uno de los integrantes de la banda y también, a pesar del frío finés, mucha emoción: sin dudas Sonata Arctica es el grupo metalero extranjero más argentino. Y eso es para celebrar. ¡Que sigan viniendo!

Les dejamos a continuación la cobertura fotográfica de Mati Fortini – VisualDraft directamente desde nuestra fanpage de Facebook.

Compartir:
Seth
Seth

Comunicador Social (UBA) y periodista, hombre de radio. Vegetariano, melománo empedernido, guitarrista, cinéfilo, fan de los '80, la filosofía y los "cuentos de terror". Seth odia los relojes y cree en la metafísica como única forma posible de autosuperación de la humanidad (?)

No hay comentarios

Sin comentarios aún!

Podes ser el primero en escribir un comentario

Deja un comentario