Review: Richard Coleman en Teatro Vorterix (13-03-2015)

Review: Richard Coleman en Teatro Vorterix (13-03-2015)

0 comments 📅16 marzo 2015, 13:18

Por Mariano Aratta // @gutenseth

Fotos: Sabrina Espeche

«Podemos ser héroes…»

El rock argentino tiene varios artistas considerados «de culto» en sus arcas y, sin lugar a dudas, el señor Richard Coleman es uno de ellos. Integrante de Fricción en los ’80, Los Siete Delfines en los ’90, considerado «el cuarto Soda» y músico de la banda solista de Gustavo Cerati, Coleman siempre prefirió el perfil bajo, más allá de ser un músico talentoso, lo cual lo llevó a ser poco reconocido en el circuito comercial. Así, en brevísimo recorrido por su vida para situar al lector desprevenido, llegamos a la noche del pasado viernes en Vorterix, en la cual Richard Coleman y el Transsiberian Express, banda que lo acompaña desde hace cuatro años, presentaron Incandescente, último trabajo discográfico del músico. Entre los temas del mencionado disco y otros de su vasta carrera musical pasaron casi dos horas de música plena, con un sonido pulcro, prolijo, rozando el rock-pop oscuro ochentoso pero con toques modernos, haciendo mover a cientos de seguidores en procesión hipnótica.

Richard_Coleman_Vorterix01

Apenas pasadas las 21 se abrió el telón y Coleman, enfundado en un saco plateado, lentes oscuros y guitarra en mano, asomó junto con los talentosos Bodie, Gonzalo Córdoba, Diego Cariola y Daniel Castro. Arrancó con Incandescente, canción que bautiza al último disco, seguida por Lo que nos Une y Perfecto Amor. Montado en el Expreso Transiberiano, el guitarrista y compositor compartió también canciones de Siberian Country Club, trabajo publicado en 2012, como Hamacándote, Normal y Turbio Elixir, uno de los hits, con el que sus admiradores estallaron.

Pero sin dudas los momentos más altos del show fueron cuando le rindió tributo a su gran amigo Gustavo Cerati al tocar Caravana, canción que forma parte de Ahí Vamos, álbum del ex Soda en el cual Richard participó como guitarrista y co-autor. Pero, además de eso, en su recorrido musical también hubo lugar para una versión acústica de Estoy Azulado, tema de Fricción que popularizara Soda Stéreo en su segundo disco, Nada Personal, de 1985.

Richard_Coleman_Vorterix02

Para seguir en plan «back to the ’80s», y sin aviso previo, comenzó a sonar el riff de guitarra de Héroes, el tema de David Bowie que Coleman tradujo al castellano y lo transformó en himno dark con Fricción. En una de las dos baterías que estaban armadas en escena, asomó la pelambre enmarañada de la gran baterista Andrea Álvarez, para ponerle pasión y frenesí desde los parches. Y continuando en la onda, para celebrar los 30 años de aquella mítica banda, deplegaron una versión funky de Arquitectura Moderna, cerrando luego el momento emotivo con la poderosa guitarra eléctrica de Coleman que dejó boquiabierto al público con una de Los Siete Delfines: Tuyo. Mención especial para una compleja y elaborada versión de Computer World, tema instrumental de la banda alemana Kraftwerk, con un endiablado y repetitivo riff de guitarra y una presencia cuasi fantasmal de los sintetizadores. Sublime.

El cierre del impecable recital estuvo coronado por Memoria, nuevamente acompañado por la contundencia de Andrea Álvarez a dos baterías. Así pasaron casi dos horas de show en las cuales hubo de todo: mística, emotividad, y, sobre todas las cosas, el disfrute de un tipo que vivió casi toda la historia moderna del rock argentino, que con una sonrisa de oreja a oreja y una prolijidad y contundencia únicas, visitó cada rincón de su extensa historia musical a bordo del Expreso Transiberiano. Este fue un viaje que, sin dudas, sacudió las emociones y superó las expectativas de todos los espectadores -en su mayoría cuarentones acompañados por algún «menor curioso»- quienes se fueron del teatro con la felicidad de haber revivido aquellos años maravillosos.

Les dejamos a continuación la cobertura fotográfica de Sabrina Espeche directamente desde nuestra fanpage de Facebook.

Compartir:
Seth
Seth

Comunicador Social (UBA) y periodista, hombre de radio. Vegetariano, melománo empedernido, guitarrista, cinéfilo, fan de los '80, la filosofía y los "cuentos de terror". Seth odia los relojes y cree en la metafísica como única forma posible de autosuperación de la humanidad (?)

No hay comentarios

Sin comentarios aún!

Podes ser el primero en escribir un comentario

Deja un comentario