Review: Dondoh Matsuri ~ Festival del Fuego en el Jardín Japonés

Review: Dondoh Matsuri ~ Festival del Fuego en el Jardín Japonés

0 comments 📅05 septiembre 2014, 20:09

Por Mariano Aratta // @gutenseth 

Fotos: Sabrina Espeche

El pasado domingo, 31 de agosto, Shinobi se vistió con yukata, ajustó su estrecho obi, y enfiló para el hermoso Jardín Japonés de Buenos Aires, donde se celebró el Dondoh Matsuri -Festival del Fuego- en un brillante día celeste y soleado, que ayudó muchísimo a crear un clima único en un evento y espacio ya de por sí soñados.

Porque como bien decimos, nos acompañó el día casi primaveral con su clima caluroso, además de la compañía ideal. Pero, por otro lado, la ceremonia de la que fuimos testigos fue un momento increíble y único para la colectividad japonesa en Argentina y también para los visitantes, curiosos o, simplemente, gente de paseo. Un encuentro de fe, no sólo para la comunidad que cuida y preserva el Jardín, sino también para cientos de curiosos que se acercaron para participar.

Dondoh_Matsuri01

Es que el Jardín Japonés estaba repleto, como pocas veces lo hemos visto -de hecho todavía había gente haciendo fila para ingresar ya bien entrada la tarde-. Todas esas personas llenaron de puño y letra «las tablitas de madera» que les dieron en el ingreso al predio y las dejaron en el árbol de hierro que flotó sobre el lago, para luego ver cómo se prendían fuego hasta que las llamas consumieron todos sus malos recuerdos.

Dondoh_Matsuri06

El Dondoh -término onomatopéyico que representa el sonido de golpear la tierra para que se despierte- es una ceremonia muy antigua, que data del año 1500 aproximadamente, con un significado puntual: invocar al Dios del Fuego para que el Dios de la Tierra despierte del sueño del invierno. Así, se aproxima la primavera con el calor del fuego, que calentará la tierra para que pronto germinen las semillas y protegerá la cosecha. Este Dios se alimentará con el fuego de las tablitas que cuelgan en el árbol de hierro, las cuales tienen escritos nuestros deseos para el futuro o nuestras frustraciones del año que termina. Al ser quemadas, las llamas suben y elevan nuestras plegarias al cielo, o bien consumen el pasado y nos dan la oportunidad de un año mejor. Es decir, la gran fogata sirve para que vengan los buenos augurios y para que lo malo quede atrás, o, mejor todavía: para que todo lo negativo se convierta en prosperidad.

Dondoh_Matsuri02

Así fue que estuvimos en ubicación privilegiada para observar este tradicional Dondoh, en el cual el árbol fue transportado hacia la isla de Gifu en el mismísimo lago del Jardín y desde allí una suerte de sacerdote bendijo el ritual y a la barca con los deseos de la gente en la estructura metálica, para luego prenderlo fuego con una antorcha mientras recitaba unas palabras. El árbol comenzó a incendiarse y fue navegando hacia el centro del lago ante la mirada de la gente, mientras el humo de las tablitas de maderas ascendía a los cielos para convertirse en deseos de prosperidad.

Dondoh_Matsuri03

Cabe destacar también la participación en el evento del grupo de tambores tradicionales Mukaito Taiko, que amenizó la jornada primero con su propio espectáculo y luego acompañando la procesión del árbol de los deseos. Este show se dio como marco de la celebración de sus 20 años de vida en Argentina. Con sus ritmos tradicionales contagiosos, hicieron mover un poco a la gran cantidad de gente que se agolpó a su alrededor y sorprendieron a más de una señora mayor que desconocía esos sonidos y sólo había ido al Jardín a tomar un poco de sol.

Dondoh_Matsuri04

Y así poco a poco el vientito de agosto fue comenzando a correr por la tarde y el sol comenzó a bajar, al tiempo que la gente se desconcentraba del predio caminando despacio, mirando hacia el futuro pero también hacia dentro de sí mismos, con la reconfortante sensación de que mañana será un día mejor -nunca debemos decir que todo tiempo por pasado fue mejor: mañana es mejor, siempre-. Todo lo malo que sucedió fue por algún motivo, pero el fuego del Dondoh se encargó de borrar las heridas para convertirlas solamente en un mal recuerdo, poniendo, por encima de todo, los deseos de un futuro venturoso. Hoy ya es mañana…

Dondoh_Matsuri07

Les dejamos a continuación el link con las fotos del Dondoh Matsuri en nuestra fanpage de Facebook.

Nuestros más sinceros agradecimientos a Sergio Miyagi y a las autoridades del Jardín Japonés de Buenos Aires por dejarnos participar de esta experiencia.

Compartir:
Seth
Seth

Comunicador Social (UBA) y periodista, hombre de radio. Vegetariano, melománo empedernido, guitarrista, cinéfilo, fan de los '80, la filosofía y los "cuentos de terror". Seth odia los relojes y cree en la metafísica como única forma posible de autosuperación de la humanidad (?)

No hay comentarios

Sin comentarios aún!

Podes ser el primero en escribir un comentario

Deja un comentario