Review: Gran Martell en Uniclub (05-06-2014)

Review: Gran Martell en Uniclub (05-06-2014)

0 comments 📅10 junio 2014, 15:33

Por Mariano Aratta // @gutenseth 

Fotos: Popi Garrido // www.fb.com/popigarridofotografia

Virtuosismo, talento, magia y felicidad. Ese cuadrilátero abstracto es lo que Gran Martell desplegó en Uniclub el jueves pasado apenas pasadas las 22. Hacía un año que no pisaban los escenarios y su público, ferviente hasta el éxtasis, denotaba haber sufrido la abstinencia.

Es que un año es mucho tiempo para los fanáticos y cuando hablamos de Gran Martell, mucho más que un Power Trío, es incalculable. Integrada por el baterista Jorge Araujo -nueve años en Divididos-, Tito Fargo -ex Hurlingham Regggae Band con Luca Prodan, ex Redonditos de Ricota y eventual reemplazo de Germán Daffunchio en Sumo, colaborador de Héroes del Silencio, actual Ararat– y Gustavo Jamardo -ex bajista de Porco-, son una banda extraña. Tocan poco, sacan disco de vez en cuando, derrochan talento y virtuosismo, tienen composiciones increíbles y mucho carisma y poder en vivo. Pero hacen lo que se les da la gana y eso es un plus, no tienen apariencia de andar corriendo tras el éxito ni estar regidos por empresas que los coaptan; esa libertad e irreverencia se traslada a escena, donde montan un derroche de energía total, para la gente pero también para ellos mismos, con esas sonrisas contagiosas por sobre todas las cosas. Y con una propuesta músical que tampoco desentona con su actitud. Para aplaudir.

Gran_Martell11a

Lo del jueves en Uniclub fue apabullante. No sólo por la gente extasiada gritando como si fueran fanáticas frente a Ricky Martin, sino también por el sonido sostenido y apabullante de Araujo y compañía. En casi una hora y media repasaron todo su material hasta la fecha, arrancando con una sólida presentación instrumental, para dar lugar a Dos Huecos, Tango Griego y Cara K-Pop. Bajaron un poco con las cadenciosas Tierra de Campeones y Perro por Bozal, hasta que armaron un momento único e íntimo a pesar del marco: una versión a capella de Sopa, con Tito marcando la melodía y el público ayudando en los coros, para luego arremeter con una versión exquisita de Vete de mí, Cuervo Negro, cover del querido flaco Spinetta y su primera banda, Almendra. Instantes después nos regalaron Ojos Desiertos«a este tema le dio título mi hijo», confesó Jamardo-, una de las canciones más emocionales y «diferentes» de la banda.

Gran_Martell05a

Lo de Tito Fargo es increíble. Uno de los guitarristas más destacados y con más bajo perfil que se ha visto. Un tipo en apariencia humilde, que miraba a la gente con timidez al tiempo que desplegaba un arsenal de riffs y efectos sonoros envidiables para cualquier guitarrista. Gran Martell no sería lo que es sin Fargo y, obviamente, sin ninguno de sus compañeros. Con Araujo no hacen falta las palabras, fue una pequeña locomotora en Divididos y es, sin dudas, quien más expuesto al mainstream ha estado de «los Tres Martelles». Jamardo y sus dedos imposibles de seguir -¡velocidad, técnica y precisión!- también tuvieron su momento, cerca del final, con un tremendo solo de bajo a puro slap. Un bajo en apariencia rústico, cascado, con mil batallas encima y, de pronto ¡flash! Jamardo lo hace sonar como si fuera un «último modelo». ¿El instrumento hace al músico? ¿O el talentoso puede hacer magia con cualquier cosa? Individualmente cada uno es un experto en lo suyo y a la hora de subirse al escenario congenian de una manera fresca y natural.

Gran_Martell13a

¿Qué toca Gran Martell? Es rock, es power trío, ese sonido que golpea, despeina y nos hace mover la cabeza. Pero también es experimentación, blues, funk, melancolía, distorsión… una coctelera instrumental que puede tener varios minutos sin alguien cantando y jamás nos aburre. Es difícil concentrarse en uno de los integrantes de la banda, si vemos a Fargo jugando con sus dedos y pedales nos perdemos a Jamardo en el bajo y a Araujo en la batería, con todos esos platos sonando como si tuviera cuatro brazos cual Vishnu, diosa hindú de la protección. Gran Martell es una banda que tendría que tocar más seguido si es que sus integrantes así lo desean. No sólo el público lo requiere, sino que en vivo es donde realmente apabullan, sin despreciar sus discos, impecables, pero sin duda el verdadero poder está en el escenario, donde suenan muchísimo más potentes y completos.

Les dejamos a continuación una pequeña galería de fotos:

 

Compartir:
Seth
Seth

Comunicador Social (UBA) y periodista, hombre de radio. Vegetariano, melománo empedernido, guitarrista, cinéfilo, fan de los '80, la filosofía y los "cuentos de terror". Seth odia los relojes y cree en la metafísica como única forma posible de autosuperación de la humanidad (?)

No hay comentarios

Sin comentarios aún!

Podes ser el primero en escribir un comentario

Deja un comentario