Entrevista exclusiva a René García: «El doblaje es como un truco de magia»

Entrevista exclusiva a René García: «El doblaje es como un truco de magia»

0 comments 📅31 marzo 2011, 16:26

Por Mariano Aratta y Shezo! – Fotos: Mícala

Si alguien se llevó las palmas y todo el cariño de los fans en los dos días que duró la Fahrenheit 2010, ese fue René García. Este mexicano del D.F., con 40 años exactos, se subió al escenario el día sábado y encandiló a todos con su carisma y buen humor. Pero la cosa no terminó allí, luego de una presentación larga y agotadora, en la cual también hizo participar al público, se acomodó en la sala de prensa del Centro Cultural Buen Ayre y se quedó firmando pósters, autógrafos y sacándose fotos con quien se preste, incluyendo empleados de seguridad, hasta bien avanzada la noche y con las puertas de la convención ya cerradas.

Así es René. Un tipo simple, agradecido de la vida y muy simpático.

Al día siguiente, con cara de haber dormido poco, arribó al Buen Ayre pasado el mediodía, y, antes de subirse nuevamente al escenario para otra jornada agotadora, se dispuso a charlar con Shinobi News sobre diversos aspectos de su vida y más aún.

Rene_Garcia06

Para algún desprevenido vale aclarar antes: René García es un actor mexicano de teatro, cine y televisión, pero es más conocido entre nosotros a partir de su incursión en el mundo del doblaje -películas, series y, sobre todo, animé, razón suficiente para ser invitado de honor a la Fahrenheit 2010. En el rubro de los dibujos animados fue la voz de Hyoga (Saint Seiya – Caballeros del Zodíaco), Vegeta (Dragon Ball Z, Dragon Ball GT), Hanamichi Sakuragi (Slam Dunk), Hermes (Futurama) o Stewie (Padre de Familia), entre otros.

Con su tonada mexicana, por más que él la niegue luego, y una amplia sonrisa en casi todo momento, se arrimó al grabador y comenzó a responder nuestras preguntas.

Shinobi: – Ante todo, si bien en tu presentación de ayer contaste sobre tus comienzos en la actuación, hay lectores de Shinobi que no estaban presentes y nos gustaría que nos cuentes un poco sobre tus inicios en tu infancia …

René: – Claro. Yo en teatro realmente empecé por mi abuela que era actriz. Trabajaba en una compañía de teatro para niños, de esas que giran por todo el país, y hacia obras para niños justamente. Yo empecé ahí en esta compañía. Además, mi padre también es actor, mi abuelo era actor, mi bisabuela era actriz…

S: – ah… queda todo en familia entonces

R: – Pues sí. Y te podría nombrar más actores en mi familia. Pero bueno, así empecé con eso. Y estaba haciendo televisión en algún momento de mi niñez también, hice algunas obras de teatro importantes en México y algo más o menos importante en televisión. Y en una de esas, ya estando en el ambiente televisivo, uno de los actores que estaba conmigo conocía muy bien a mi abuela y él ya hacia doblaje. Alberto Gavira se llamaba. Fue él quién me llevó a hacer doblaje. Claro que cuando yo llegué a la compañía donde él trabajaba, otros actores ya me conocían pues por mi papá, por mi abuela… (reflexiona) por eso siempre digo que la verdad yo tuve mucha pero mucha suerte por entrar así pues me arroparon, me enseñaron, me tuvieron mucha paciencia como para enseñarme qué es el doblaje.

S: – Justamente el doblaje… ¿Es un talento que fuiste cultivando o era algo natural? ¿Lo fuiste aprendiendo mediante la actuación o fuiste a estudiar a algún instituto?

R: – No, no, ahí lo aprendí. Yo no lo estudié directamente en ningún lugar, lo aprendí ahí sobre la marcha, con ellos, que eran los directores que hacían doblaje. Y esta parte de mi vida fue muy afortunada, como casi toda mi vida realmente, porque me enseñaron “el cómo”, me hicieron, me daban lo que le dicen «el llamado», es decir que te llamaban para una película, por ejemplo, y ahí mismo te enseñaban cómo poner el loop, cómo sincronizar tu voz con la imagen. Pero, claro está, con la base siempre de la actuación, primero tienes que saber más o menos cómo actuar, o al menos así era antes. Como yo era niño-actor ya en ese tiempo, me costó un poco menos de trabajo nada más aprender la técnica de la sincronización. Además, cuando uno es niño aprende lo que sea más rápido, más simple.

Rene_Garcia05

S: – ¿Esto fue a principios de la década del ‘80?

R: – En 1981 debo haber estado haciendo estos papeles si no me acuerdo mal.

S: Y ahora debe haber muchas diferencias ¿no? Quiero decir, desde lo tecnológico hasta la forma de encarar el proceso de doblaje…

R: – ¡Siiii! (interrumpe) Por la tecnología que fue cambiando, por la manera de hacer el doblaje, por el mismo lenguaje que ha evolucionado mucho… no es lo mismo ver una película como Transformers que una de 1984, tecnológicamente ha evolucionado, las herramientas de doblaje, las películas, el lenguaje ¡la manera de actuar inclusive ha cambiado mucho! No se actúa igual que en los ‘40, en los ’50, ‘60 y ’70, se actúa de otra forma. En los ‘80 y ‘90 también, siempre está cambiando eso, es otro tipo de actuación y ahora es una combinación de todo. Las cosas que doblas, por lo menos en live action, series y películas, todo. La manera de actuar es muy diferente, la tecnología es diferente, el lenguaje es diferente. Nada es igual. No estoy queriendo decir que sea mejor o peor, sólo distinto.

S: – ¿Y trabajaste en diferentes estudios de doblaje en México?

R: No muchos estudios. En México hubo un momento en el que había alrededor de treinta empresas de doblaje, entre chiquitas y grandotas, había muchos estudios de doblaje. Algunos ya desaparecieron, otros siguieron (chasquea los dedos). De los que eran más antiguos algunos pudieron seguir y otros no. Ahorita hay una buena cantidad sólo en el D.F., pero yo trabajo aproximadamente, regularmente, en unos cinco estudios diferentes.

S: – ¡¿al mismo tiempo?!

R: Pues sí, al mismo tiempo. Hago diferentes cosas. Hago novelas brasileñas, en otro hago una serie de televisión, dibujos animados, son cinco o seis estudios más o menos con los que trabajo habitualmente.

S: Es una buena cantidad… ¿recordás el primer doblaje importante o más o menos conocido que hiciste?

R: – Sí. El primer doblaje, ayer lo platicaba (se refiere a la participación en escena del día anterior en la Fahrenheit 2010), era de una serie que se llamaba Los Chicos Computarizados, (Whiz Kids en el original) de 1984 más o menos, o de 1985. Eran cinco chavos que eran hackers y dominaban las computadoras, las de esa época, que tenias que escribir los comandos, no existía Windows, escribías en Basic, Lotus, algunas de esas cosas y la máquina hacia de todo: abría puertas ¡magia! (risas) Pues tú sabes, eran esas computadoras grandotas que ocupan todita la habitación, con cintas de videotape que ocupaban mucho lugar (más risas). Esa fue como la primera serie en que estuve con participación muy activa, la cual nació a partir de una película que se llamó Juegos de Guerra (WarGames, de 1983) que era básicamente lo mismo, un chavo que se metía con su computadora, un hacker que se metía a sistemas de gobierno y casi provocaba una guerra nuclear. La serie era a partir de esa película pero con un giro más policial.

S: – Y a partir de ahí ¿seguiste trabajando en doblaje hasta el día de hoy?

R: – Sí, no paré. Seguí trabajando en muchas cosas en doblaje, hasta que me fui a vivir a Estados Unidos un año y estuve en Nueva York. Cuando regresé lo primero que hice, bajando del avión, fue ir a ver una obra de teatro (ríe). Literalmente, así como te lo digo, me bajé del avión y con las maletas fui a ver a mis amigos que estaban haciendo una obra de teatro, Romeo y Julieta, de Shakespeare. Y así fue que esa noche se pelearon dos chicos del elenco, corrieron a uno y quedé yo (más risas, se tienta).

Rene_Garcia03

S: ¡jaja! En el momento adecuado, ¿no?

R: – ¡jajaja! Sí, justo en el momento adecuado. Y ahí quedé en la obra y con eso regresé también a hacer doblaje otra vez. Me dieron una serie que era Peter Pan, con una animación más bien estadounidense con miras a ser japonesa. Una mezcla. Yo hacia de Peter Pan y eso fue el regreso. Y luego se abrió, en 1990, una compañía muy importante dentro de Televisa (el consorcio de medios de comunicación más importante de México) que se llamó Audiomaster. Yo me alejé de la compañía donde hice Peter Pan, que era donde había empezado cuando pequeño, y me fui a Audiomaster porque era una compañía gigantesca donde podía trabajar en muchas cosas… y sí, ahí empecé a hacer deeeeee toooooooodo (gesticula con las manos, exagera). ¿Tú te acuerdas de una película que se llamo Maniquí (Mannequin, de 1987)?

S: – Sí.

R: – Pues yo hice el doblaje en esa película… con eso arranqué y desde entonces pues he hecho muchísimas series… muchísimas. Luego, al mismo tiempo que estaba en Audiomaster, yo trabajaba ya en una compañía que se llamaba Salgado Producciones que luego se escindió y se transformó en Intertrack. Ahí me metí en otro plano más del mundo del doblaje.

S: – Claro, acá llegamos a hablar de Hyoga, Vegeta, Hanamichi, la historia mas conocida. ¿Tenés predilección por alguno de estos personajes? ¿Alguno que te haya gustado más si es que tenés un preferido?

R: – Pues, mira, antes de hacer Los Caballeros del Zodíaco de hecho hice otra cosa que se llamaba Los Motoratones de Marte (Biker Mice from Mars, de 1993), que se hacia en Intertrack. Con ellos empezó a llegar muchísima animación japonesa. Creo que casi a la par de estar haciendo de Hyoga en los Caballeros… sí, al mismo tiempo, estuve también en Sailor Moon. Yo hacia de Jedaite y de Rubeus y luego después de Sailor Moon se hicieron varias cosas intermedias… y hasta después llego Dragon Ball. En realidad Dragon Ball se hacía a la par de todos estos animés, pero no Dragon Ball Z, «el zeta» vino después, que es donde entré yo con Vegeta.

Entonces hice muchas cosas… creo que lo interesante, “lo padre”, como decimos en México, de hacer doblaje, es precisamente eso, que tienes la posibilidad de estar en uno, después en otro, de estar en muchos y son todos muy lindas experiencias. De pronto terminabas una serie y te ibas a otra. Y todo lo disfruto, obvio. Sí hay cosas que uno se siente medio incómodo con el personaje a veces, o no es lo que uno quiere hacer como actor, pero bueno, es parte del trabajo y uno lo hace lo mejor posible… pues bueno, lo disfruto igual…

S: Con lo que decís se me viene a la cabeza el personaje de Edward Norton en American History X  (película muy polémica de 1998 en la cual  Norton hacía el papel de un neonazi. En sí, la película es una historia sobre el arrepentimiento, un alegato contra el racismo, las prácticas violentas y el fanatismo, desde la óptica de un joven violento).

R: – El de Edward Norton, sí…

S: – Personaje difícil…

R: Sí, creo que es uno de mis mejores trabajos. Yo lo he visto y me gusta mucho lo que hicimos con un tema tan delicado (se pone serio) y además tiene una gran actuación en el original, ¿no? Norton hace un gran papel, es bueno.

S: ¿Y cómo sigue tu historia después?

R: – Luego dirigí, y dirijo también, mucho doblaje. Dirigí mucho y de hecho de vez en cuando lo sigo haciendo, ya porque te lleva mucho tiempo, es un trabajo muy absorbente, tienes que estar con mucha gente, coordinando grupos, coordinar todo, pero es lindo también. Actualmente estoy dirigiendo el doblaje de esta serie que se llama Invasión Extraterrestre, V, ¿la conoces?

S: – Sí, la nueva versión…

R: – Claro, V, Los Visitantes, la nueva versión. Porque hay una versión original de los ‘80, pues estoy dirigiendo esta serie y algún que otro largometraje y poco más, lo hago de vez en cuando y me es muy grato, pero también consume mucho tiempo. Es parte de mi trabajo. Y a la par hago televisión, hago teatro cuando puedo. Entonces, es parte de la vida del actor y me gusta.

Rene_Garcia04

S: Te quería preguntar un par de cosas más respecto al doblaje en sí. La primera es acerca de la diferencia para preparar personajes: ¿ven la serie antes, con el audio original?

R: – Es muy complicado eso. La verdad es que el doblaje tiene una inmediatez que no tiene ninguna otra cosa de actuación: tú tienes que llegar, ver el personaje y saber de qué se trata. Tienes que tener como esa capacidad de análisis, porque no hay tiempo, o sea no es una obra de teatro que si quieres puedes ensayar un año entero o no es una película que te dan el guión, lo estudias y creas el personaje a partir de ahí. Mira, el doblaje en realidad no es una… como podríamos decirlo… no es una creación absoluta, porque en realidad ya está hecho, todo lo que doblamos ya está hecho, ya está actuado, ya existe el personaje como tal y tiene unas características muy definidas. Ya sea animé, cine o series o lo que fuera. Tú, como actor, tienes que seguir esas características y tratar de reinterpretarlo. Lo que hacemos en doblaje es tratar de hacer una reinterpretación de lo que ya existe. Claro, para hacerle el «make believe it», el «hacerle creer» a la gente que ese personaje está hablando en español tienes que hacerlo bien, tienes que hacer que te crean. Es un truco de magia (sonríe). A nosotros no nos hacen escuchar el audio original, sólo lo escuchamos previamente pero en ese momento, ahí ocurre todo. Lo escuchas y lo reinterpretas ahí. Antes, en tu casa, no lo escuchas.

S: ¿Entonces suele ser de primera toma el doblaje?

R: – No, no de primera toma sino que tú llegas, escuchas, ensayas, eso es parte de la técnica del doblaje, sincronizas e interpretas. Lo puedes embocar a la primera toma igualmente. Hay quien no se equivoca. Pero es un poco de este ensayo y error. Entonces, si no sincronizas, intentas de nuevo. Ya si no queda luego es un problema (risas). La verdad que es una recreación y la actuación en sí… o sea todo tiene que partir de la actuación, la actuación es un engaño, ¿no? (explica, sonríe), es un engaño bonito, un engaño en el que no hay daño para nadie, pero es un engaño, o sea, tú le tienes que hacer creer a la gente que tú eres ese personaje en ese instante, que es lo que pasa también con el doblaje. El mejor doblaje para mi es el que te olvida que está doblado, cuando te dejas envolver por los diálogos, te metes en la historia y piensas que los personajes están hablando en español… ¡¡¡ese es el doblaje!!! Para hacer eso, pues claro, tienes que tener una técnica, una base de actuación, muchas cosas, para poder hacerle creer a la gente que eres un personaje. Como te digo, es similar a un truco de magia. Cuando te descubren el truco de magia no hay chiste, pero si el truco es tan bueno te hace creer que es magia, «te hace creer» porque tú sabes que es un truco, pero sin embargo lo olvidas. Y dices «uau»

S: Justamente sobre esta capacidad era lo otro que te quería plantear. Actualmente en Argentina están volviendo a hacerse cosas en doblaje, hay algunas escuelas nuevas y la industria parece renacer luego de la decadencia. ¿Tenés algún consejo para los chicos que quieren comenzar a estudiar esto? ¿Qué les dirías?

R: – Pues mira, en Sudamérica hay una cuestión con el doblaje, en Sudamérica en general, no sólo en Argentina. Por suerte para México. Y te estoy hablando de la ciudad de México, el Distrito Federal. La gente que somos de ahí tenemos una manera muy particular de hablar, con una cierta neutralidad en el acento. Entonces esa neutralidad permitió que México pudiera ponerse como a la cabeza del doblaje. Yo esto no lo comprendí hasta hace aproximadamente 2 años atrás, aquí en Argentina, cuando unos fans me contactaron para que venga aquí a hacer otra cosa, no a una presentación. Y yo les decía «¿pues pero porqué les gusta tanto el doblaje mexicano?» y ellos me respondían «porque esta neutralidad nos hace creer que Vegeta puede ser de un planeta lejano, que quién sabe donde está, no es Colombia, no es Uruguay, no es Venezuela, no es México ni Argentina, es un lugar del universo” (se pone misterioso). Esto tiene que ver, aunque no lo comprendía hasta ese día. Porque si, por ejemplo, el personaje habla con nuestro acento, pues pensamos que puede ser un vecino, un tío o un padre y eso le quita esa magia de la que hablábamos. Para poder hacer doblaje a lo mejor tendrías que quitarte el acento, lo cual también es bastante absurdo, porque bien los personajes podrían hablar con el acento de cada país, ¿no? Con nacionalidad propia…

S: – Como en España por ejemplo…

R: – Claro. Pero fíjate que a la mayoría de los fans que hablan español no les gusta el doblaje de España. Es más, a la mayoría de la gente que habla español el doblaje de España no les gusta… ¡¡¡por el acento!!! ¡Porque no se lo crees! Por eso es tan particular lo que sucede con el doblaje en México y te repito que es solamente en la gente que somos del Distrito Federal, porque tú te vas a la costa y hablan con un acento, te vas al norte y es otro y si te vas al sureste hablan con acentos rarísimos también (risas) Es solamente la gente del Distrito Federal la que tiene esta neutralidad en el acento.

S: – ¡Qué raro!

R: – Sí, también es extraño para mi (más risas). Es que también está este estereotipo de que en México hablamos como hablaban en las películas de los ‘40 y eso no es cierto… tu me estas oyendo hablar y yo, pues, «yo no hablo asssssiii, con ese acentito loco de las películas” (pone “voz de mexicano”, nos tentamos un poco) En realidad eso es sólo un estereotipo de cierta clase de personas, como acá debe suceder supongo yo. Todo el mundo no habla con el «che tal cosa, che tal otra», no «che todo el tiempo», son estereotipos nomás.

S: También en esa época había trascendido mucho toda la filmografía de Cantinflas, por ejemplo…

R: – Pues claro. De ahí viene también un poco esa idea… y les voy contar porqué ya que la historia del doblaje es la siguiente, contada rápido: cuando Estados Unidos se va a la guerra, toda la producción comercial de películas se detiene y sólo comienzan a hacer películas de propaganda de guerra. El cliente inmediato era toda Latinoamérica. El siguiente país que estaba después de Estados Unidos y que era el más apegado al resto de Latinoamérica, era México. ¿Entonces que hace Estados Unidos? Primero, empieza a hacer la misma producción de sus películas pero en español y con gente que vivía en Los Ángeles. Les estoy hablando de 1940 aproximadamente, la época de la Segunda Guerra Mundial. Bueno, entonces haz de cuenta que de pronto hacían Drácula. Toda la mañana se filmaba en el set y por las noches y las madrugadas hacían la misma película, igualita, en el mismo set, ¡pero hablada en español!

¿Qué fue lo que pasó cuando venía esa cinta a Latinoamérica? Pues que era rarísimo porque en esa filmación había gente de México, de España, de Venezuela, y quedaban unos acentos extrañísimos mezclados. De pronto, un ingeniero en Estados Unidos descubre que podía sincronizar el sonido con la imagen, entonces dice «bueno, por qué no hacemos un experimento, por qué no solamente ponemos la voz en español encima de lo que ya está hecho y dejamos de pagar la producción entera, todo nos va a costar menos de la mitad en gastos. Sólo contratemos actores de voz y listo”. Y así fue entonces que comenzaron a hacer experimentos y a ver que sí se podía sincronizar y dijeron «este es el negocio» (golpea sus palmas), porque toda la demás producción en Estados Unidos estaba parada, no generaba ganancia…

Rene_Garcia07

Ahora bien, ¿por qué lo hacían en español? Porque en ese tiempo la mayoría de la población de Latinoamérica era analfabeta. Esa era la realidad de las cosas. No podían poner subtítulos porque la mayoría de la gente no sabía leer. Cuando comienzan a pensar en esto miran a México, el país inmediato. Descubren así que México en ese tiempo hacía muchas radionovelas. Ustedes saben que la radionovela se basa en el uso de la voz, la actuación mediante la voz, era sólo interpretar con la voz, no necesitaban hacer nada más. Así contratan a la gente de la radio para hacer doblaje, se llevan a Nueva York a un grupo de actores y les enseñan a hacer doblaje. Cuando ellos regresan a México instauran la primera empresa de doblajes mexicana que se llamaba R. K. Tompkins y así nace la industria del doblaje en México. Pero esto no lo hicieron sólo allá, también en Argentina lo hicieron. Pero algo pasó en Argentina, dejaron de hacer doblaje aquí, no sé qué habrá sucedido. También intentaron con Puerto Rico, hicieron el experimento a la par en los tres países, pero algo paso con Puerto Rico y Argentina que no se siguió.

Al mismo tiempo que el doblaje se empezó a hacer, con algunas pocas películas que se empezaron a proyectar en Latinoamérica, vino esta debacle del cine norteamericano y tooooooooooda esta producción que le decimos «la época de oro del cine mexicano» que no tiene nada de dorado más que era una producción gigantesca, de hacer una película por semana y demás cosas así impresionantes. Y se vende a Latinoamérica vía Estados Unidos, obvio. Entonces, todas las películas que vieron acá de Pedro Infante y de Cantinflas y otros fueron por eso, porque no había producción en Estados Unidos y porque allá se aprovecharon de eso, de México, y dijeron “vamos a producir como locos películas en México ya que no podemos en Estados Unidos”. Y esas eran las que vendían acá que, quizás en ese momento, la producción de los demás países de Sudamérica no era tan grande. Sí que había películas por supuesto, pero quizás no era tan gigantesca como en México, obligados por los estudios estadounidenses. Y también se empiezan a copiar todos los modelos de allá, que eran todos melodramas. Hay un modelo bien específico de cómo hacer una película de esas o las de rancheros que son así también. La primera película de rancheros de México se llama Allá en el Rancho Grande (1936) que ahí está la canción muy famosa, del mariachi. Allá en el Rancho Grande se repitió, se hizo el refrito de esa película… ¿que te gusta? ¿300 veces? un montón… es la misma historia siempre… siempre es la misma historia de Allá en el Rancho Grande nomás por los personajes o alguna que otra circunstancia, pero es siempre igual.

Entonces, eso fue lo que pasó con el doblaje, empezó más o menos a la par y después el auge del doblaje viene más tarde, en los ‘60 y en los ‘70 ya se doblaba casi todo en México. Todavía en los ‘80 Argentina tuvo algunas cosas que exportó, como El Show de Benny Hill que recuerdo que estaba muy bueno y se doblaba en Argentina, algunos animés, como Candy Candy y Arbegas (se refiere a los doblajes argentinos del desaparecido estudio Video Records). Pero bueno, eran poquitas comparadas con la producción de entonces. Pero México es como el paso de muchas cosas, no sé, es como un puente para muchas cosas, sobre todo por la cercanía comercial con Estados Unidos. Por ejemplo, todos los cantantes que quieren ir a Latinoamérica pasan por México, desde los estadounidenses hasta los europeos, españoles, Julio Iglesias, Miguel Bosé, todos los que han triunfado en Latinoamérica o en Estados Unidos pasan por México antes. Es el mismo idioma, la cercanía con Estados Unidos, todo eso junto…

S: – Bueno, ya cambiando el ángulo, quería hacerte un par de preguntas sobre las presentaciones en las convenciones ¿Qué sentís con el cariño de la gente? No sólo en Buenos Aires, sino también en los demás lugares en los que estuviste a lo largo de tu carrera gracias a este trabajo como doblador. Y, por último, también, respecto a tu presentación en Fahrenheit 2010 y cómo sentiste tu estadía en Buenos Aires.

R:(se ríe) Perdón por extenderme tanto (sigue riendo) Pero bueno, a veces es como importante aclarar un poco de donde viene todo esto… deténganme si molesto.

S: Para nada René, fuiste muy claro (más risas).

R: – ¡jajaja! OK… esteeee (piensa) Las convenciones para mi fueron un fenómeno muy extraño desde el principio, porque el doblaje siempre era anónimo, era totalmente anónimo… entonces, la magia esta que se creaba con la voz era muy bonita porque no sabían que eras tú. Y ese «creer» que podía hablar así tu personaje, reír, llorar… pues, tú como que no existías. A partir de Los Caballeros del Zodíaco y de Los Simpsons que la gente empezó a querer saber quienes éramos, pues se hizo como un fenómeno extraño ya que no era algo que buscáramos también nosotros, no era que estuviéramos buscando ser famosos o algo así, pero se empezó a crear un monstruo, porque se empezó a correr la voz y esta globalización que vivimos ahora pues te permite por Internet muchas cosas, (imita una voz) «René García hace la voz de tal y Mario Castañeda la de tal y, nooooo, pero también hizo la voz de tal otro» y así se empieza a correr y es… la verdad… para mi… siento que ni me lo merezco. O sea, la verdad es que yo… no es falsa humildad, es que yo solamente hice mi trabajo lo mejor posible, como trato de hacer todo en la vida. A veces me sale, a veces no. No todo lo que hago está bien, ¡¡¡yo mismo digo que algunas cosas que hice no pueden ser!!! Pero es increíble este fenómeno, es increíble. Y es muy parecido, sino igual, en todas partes. En México hemos recorrido el país entero con convenciones durante 11 años. En Sudamérica yo he estado en Chile, he estado en Venezuela, aquí y en Perú, y toda la gente es tan cariñosa con nosotros que de pronto decimos «pues que hice yo para merecer algo así»… entonces es increíble, increíble… in-cre-í-ble…

Rene_Garcia10

S: Pero es así… se metieron en la vida de muchos… no te imaginás las veces que entré al aula cuando iba a la escuela gritando «¡insectos!» como Vegeta

R: (Risas) Claro, es una generación en la que quedó ahí forjado todo esto. Yo tuve la suerte, la verdad, de poder hacer ese personaje. Y dije, «bueno, algo hice bien y se les quedó a ustedes grabado»… y bueno… Argentina es genial, la verdad que Buenos Aires… esta es la segunda vez que estoy aquí y creo que ya la recorrí de punta a punta (risas). Debo admitir que es una de las ciudades más hermosas en las que yo he estado, es bellísima, tiene una arquitectura increíble, muy europea, ¿no? Muy diferente al resto de Latinoamérica, pero la verdad es una ciudad bellísima. El ambiente de Buenos Aires es especial. Esta es una de esas ciudades especiales, me encanta, estoy fascinado… y muy agradecido con toda la organización del evento Fahrenheit 2010… con Ariel que anda por ahí (NdR: se refiere a uno de los organizadores del evento), con la gente en sí, las muestras de cariño que me abruman de pronto pero son bienvenidas, que maravilla que estén aquí y me muestren tanto cariño…sentirse querido.

S: Bueno… esta pregunta quedó para el final por si tenías algún inconveniente en responderla y es sobre el conflicto del doblaje de Dragon Ball Kai, la nueva serie. Sabemos que Mario Castañeda pidió el mismo sueldo que ganaba cuando terminó el doblaje de Dragon Ball GT hace ya 10 años y que el nuevo estudio (Candiani, porque Intertrack ya cerró) se negó.

R: – Pues sí, es muy simple, como dices. Sólo no se llegó a un acuerdo ni con Toei Animation (NdR: el estudio de animación japonés creador de toda la saga Dragon Ball) , debo decirlo, ni con la compañía donde está haciéndose ahora el doblaje. Desgraciadamente, porque la verdad es que creo que la importancia mayor era para ustedes, o sea, para esta generación que vio Dragon Ball y va a consumir Dragon Ball Kai, la película, la serie, lo que sea. Tristemente yo ahí sí pienso que no les importó. Que no les importó ni a la compañía ni a nadie. Podrías decir que a lo mejor a mi tampoco me importó, porque en realidad se trató de una cuestión económica, ¿no? Pero mira, teniendo la trayectoria que uno tiene como profesional, hablando ahora sí como profesional y los años que uno lleva haciendo esto y lo que puede valer o no tu trabajo, entonces dices “bueno, podría haber una compensación” (silencio) No estábamos pidiendo demasiado dinero, sinceramente, sólo lo mismo que ganábamos al final de la serie, esa es la verdad, era algo incluso hasta simbólico. O sea, no estoy hablando de una cantidad de locos, no estamos pidiendo como los de Los Simpsons una cantidad de U$S 350.000 por episodio, pues a lo mejor ahí si hubieras dicho «oye, te estás aprovechando de una situación». No, estamos pidiendo algo bastante razonable creo. Y bueno, Dragon Ball se quedó sin las voces principales originales debido a esto. No está Mario, no está Laura Torres, no está Cristian Ramírez y no estoy yo. Qué pena realmente. A mi lo que me extraña y me produce cierto enfado también es que Toei Animation no haya respondido a esto, no pensaron en la gente que va a consumir a fin de cuentas y no les importó un pepino, simplemente dijeron «que lo haga el que sea y ya».

S: No les dieron el valor que merecen por ser parte de esta historia…

R: – Creo que no. Pero creo que lo más grave, hiciera o no yo la voz, porque a lo mejor yo me ponía en el plan de quiero U$S 50.000 por episodio, que no fue así pero a lo mejor decía eso, lo más grave no era por mi, ni por Mario o Laura, sino que era por ustedes, porque era lo que habían esperado, algo que generó mucha expectativa y ellos dijeron «que lo haga quien sea» (resignado). Eso sí no se vale, porque a lo mejor si yo digo quiero U$S 50.000, ustedes dicen «está loco este tipo, cómo puede ser que pida eso con lo que le ha generado Dragon Ball en su vida, con las convenciones y todo eso va a ponerse en ese plan». Pero no, no fue así (risas).

Con la misma humildad que tuvo para responder todas nuestras preguntas, y sorprendidos ante la extensión de la charla, tuvimos que proceder con lo impostergable: la foto con René, la firma de pósters y los infaltables saludos grabados de Vegeta o Hanamichi. Él, amable hasta el final, no puso objeción y siguió repitiendo que no logra entenderlo, que no se merece tanto cariño… ¡Y que somos unos insectos!

Rene_Garcia11

——————————————————————————————————————————————————-

Aprovechamos para agradecer a Ariel, Pablo y Luciano de Fahrenheit Eventos por habernos dado la oportunidad de realizarle esta entrevista a René García y a Mícala por las fotos de la entrevista. Muchísimas gracias a todos, sin su apoyo nuestro trabajo no sería posible.

Para más fotos de la presentación de René García y de la Fahrenheit 2010, visitá la galería en nuestra fanpage de Facebook haciendo click aquí (link).

Esta entrevista fue publicada originalmente en el número 10 del zine descargable de Shinobi News, con fecha de marzo de 2011.  Para acceder a la sección con las descargas de estos zines click aquí.

Compartir:
Shinobi
Shinobi

Shinobi es un portal que contiene artículos y noticias relacionados con el manganimé, cómics, videogames, cosplay, sci-fi, música, libros, cine y demás expresiones artísticas apuntadas al entretenimiento, la cultura joven y ligadas en su amplio espectro al género fantástico.

No hay comentarios

Sin comentarios aún!

Podes ser el primero en escribir un comentario

Deja un comentario